miércoles, 27 de julio de 2011

Julio Nudler: ¡Salud Maestro!


REFERENTE DE PERIODISTAS
Por Rubén Levenberg

En la redacción de Página 12 había un especialista en escribir necrológicas, Salvador Benesdra, quien elaboró su propio epitafio en un libro de 600 páginas, reconocido y admirado sólo después de su muerte. En la misma redacción otro periodista ejemplar, Julio Nudler, también describió su propia muerte, pero no en un libro ni en una necrológica sino en sus quejas habituales sobre los fumadores activos que obligaban a los otros a fumar pasivamente.
Julio Nudler terminó de fallecer un 27 de julio hace seis años, pero había comenzado a morir cuando los humos de sus colegas ayudaron a desatar el cáncer que se lo llevó. Para la prensa canalla sólo vale la pena evocar su figura por aquel casi póstumo debate que provocó su columna crítica contra el entonces funcionario Alberto Fernández. Fue censurado por la dirección del diario en el cual trabajaba, Página 12, y se desató un escándalo justificado por tal injusticia.
Pero aquel acto final de su vida no fue lo único que hizo sino apenas la culminación de una trayectoria. Era un tipo que no adscribía a la frase célebre de Groucho Marx, “Estos son mis principios. Si a usted no le gustan, tengo otros”. Economista recibido en la UBA, pasó por redacciones que hicieron historia en el periodismo argentino, como las de La Razón, La Opinión, Clarín y la ya mencionada Página 12.
Nudler fue un periodista destacado, malhumorado, inteligente, riguroso…y a esta altura ya estaría quejándose por el uso excesivo de adjetivos. Escribía como pocos y sus análisis sobre la economía argentina eran como las páginas de la Biblia, aunque no hacían falta demasiadas interpretaciones, porque era muy claro para expresar sus ideas.
Era y es un maestro del periodismo y también un defensor a ultranza de sus pasiones. De ellas, una que creció con el desarrollo de su vida y que fue mucho más que una descarga a tierra: El tango. Escribió, publicó, difundió, discutió sobre tango, tanto como sobre economía y política internacional.
¡Salud maestro!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada