jueves, 28 de julio de 2011

CARTA ABIERTA: ¿ENTRAR EN SILENCIO PARANOICO Y ENCERRARSE?

Operación autoritaria. Si no debaten, se pega; y si debaten, también.

Por Eduardo Blaustein



Junto al accionar de grupos ambientalistas en las provincias o la relativa consolidación de las empresas recuperadas por los trabajadores, Carta Abierta constituye uno de los espacios de sobrevivencia de aquellas experiencias alternativas nacidas en 2001-2002 de hacer, construir y discutir política y sociedad de otro modo. El modo de funcionamiento tiene mucho de asambleario: allí se debate de modo horizontal, abierto, transparente. Tan transparente que todo lo que se dice se graba en video y circula por internet. Puede que se haya metido la pata en hacer circular por esa vía la autocrítica por la derrota electoral en la Ciudad, pero cabe preguntarse, siendo que absolutamente toda palabra pública es manipulada por los medios, si la respuesta a esa manipulación debe ser el silencio paranoico o el encierro.
Hay que bancarse el funcionamiento asambleario. De trescientas a quinientas personas y alguna vez cerca de mil, casi todas mayores de 50 años, dedican desde hace ya varios años unas cuantas horas de las mañanas de “sus” sábados a la participación ciudadana de la que tanto habla la derecha sin jamás promoverla. Es la antítesis exacta del “no me meto en la sucia política” (pero les echo la culpa de todo a los demás), de la política hecha entre cuatro paredes, de la lógica vertical del politburó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada