miércoles, 13 de julio de 2011

Atención Cristina: “el que se descuida, pierde”


ELECCIONES PORTEÑAS: LOS GLOBOS QUE NO SE PINCHARON 
Por Gerardo Yomal
Cuando venía a la radio con el subte veía en algunas esquinas de la avenida Corrientes mesitas con globos de colores, chicas jovencitas con camperas amarillas repartiendo publicidad del PRO.
La verdad que vivir de cumpleaños, de bar mitzva, de globitos en función política me saca de las casillas, me pone más que nervioso, a sabiendas también que los especialistas en marketing dijeron que la campaña política de Macri fue impecable.
Seguramente… pero a mí me pone más que nervioso.
Es oportuno sugerirle a los votantes de Filmus que probablemente también se irritarán cuando ven el estilo de la campaña Pro, que si sufren de hipertensión, sobre todo en estos días, no se olviden de tomar lo que el médico les haya recetado:
Atenolol, Enalapril, Amlodipina…lo que el medico les haya medicado.
No son momentos para no estar cubiertos porque los nervios, el stress, la presión de estas elecciones fueron altas para el sector “nacional y popular”, “progre”, peronista, etc.
Hay que tomar aire, descargarse sin dar pasto a las fieras, serenarse en lo posible…
Lo que pasa es que fue un sacudón fuerte, muy pocos esperaban los 19 puntos de diferencia con Macri.
Las decisiones populares pueden sorprender, por lo menos cuando son de  esta magnitud.
Lo peligroso es que la mayoría de los  encuestadores  pareciera que estaban mirando otro canal y el gobierno nacional y los candidatos kirchneristas quedaron entrampados en la idea de que se perdía pero nunca por más de 10 puntos.
Esta falta de poder anticiparse a los acontecimientos entraña peligro.
Es verdad que la historia en líneas generales se caracteriza por fuertes sorpresas que nadie espera. Por poner un ejemplo muy reciente aunque de una magnitud muy diferente,  lo que pasó en el norte de Africa y otros países asiáticos no fue previsto por Estados Unidos, la CIA, los paises europeos…
Se cayó una especie de Muro de Berlín en los países árabes y todo el mundo estaba durmiendo la siesta. Se desayunaron con los pueblos en la calle derrocando a monarquías absolutistas que tenían décadas en el poder y que tributaban a los Estados Unidos. Y todavía no se termina de saber cómo sigue la película.
La comparación con las recientes elecciones porteñas resulta exagerado pero viene a cuento de lo peligroso que puede ser dormirse en los laureles.
La oposición política, los encuestadores, el propio gobierno desde hace unos meses pronosticaba que “Cristina ya ganó…”
Es posible que esta tendencia siga vigente aunque habría que esperar el resultado de las urnas en octubre próximo. Contar voto por voto.
Hacer la plancha no es recomendable para la presidenta ni caer en falsos triunfalismos. No es momento de mesas ultrachicas sino más bien de ampliar las miradas.
Es verdad que el país en su conjunto es muy distinto a la ciudad de Buenos Aires. Igualmente el pueblo argentino puede dar sorpresas. Y a veces, no se sabe para que lado.
El que se descuida, pierde.

5 comentarios:

  1. vino bien lo de mauri, para bajar del pedestal y no creer q ya se gano, mas teniendo en cuenta el nivel del poder mediatico de los rivales

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con Gerardo y con anónimo.
    Patri

    ResponderEliminar
  3. Tal cual. Nos pone en guardia a nosotros y los infla a ellos, ergo los vuelve confiados. Eso sí se puede rescatar de esta pálida.

    ResponderEliminar
  4. Frente al progreso nacional, las múltiples obras de infraestructura que ponen de pie a la nación...el primer digesto jurídico desde 1853... luego de ver en qué anda nuestra ciencia, la tecnología y el arte en Tecnópolis... miro la capital con sus hospitales y sus escuelas, sus trenes y su premetro, el subte, las estaciones, las calles, los árboles. los animales abandonados, los cartoneros, la basura... y me dan ganas de llorar Y tal vez llore por otros cuatro años más....NOOOOO

    ResponderEliminar