lunes, 19 de abril de 2010

Marea humana se moviliza. ¿Qué está pasando?


24 de marzo, ley de medios: un sector de gente se moviliza (foto de Manuel Yomal)

Por Gerardo Yomal

Me pidieron de radio Cooperativa que coconduzca con Pablo Caruso un programa especial a propósito de la marcha desde el Congreso hasta Tribunales para pedir que se destrabe el bloqueo judicial a la ley de medios.

Estábamos ubicados en Plaza de Lavalle detrás del palco junto a Radio Nacional y la Radio de las Madres. No veíamos a los que se movilizaban pero sentíamos los bombos sobre nuestros oídos.

Transmitimos desde las 16 hasta las 19 horas, hicimos comentarios, reporteamos a políticos, sindicalistas, especialistas en comunicación, colegas, etc. pero no teníamos en forma personal el contacto con la gente que se movilizaba. Nuestros cronistas y movileros sí nos daban el clima: todos coincidían en que había mucha gente.

Una vez que terminó la transmisión fui al estudio de la radio porque a las 20 comenzaba “El Tren”.

La cuestión es que nunca pude palpar por mí mismo cómo había sido la movilización.

Para eso en vez de recurrir a los diarios opté por periodistas y blogueros a los que les doy credibilidad.

En el Blog del ingeniero el colega Teodoro Boot afirmaba que “… fueron decenas de miles, hasta la centena capaz, aunque eso nunca se sabe ni sabrá porque resulta imposible estimar sensatamente el número de una multitud que se niega a estarse quieta, ni siquiera durante tres horas veinte, que es lo que los organismos oficiales especializados demorarían en contarlos con exactitud, insistiendo en cambio en caminar, gritar, cantar, bufar, pedorrearse y todas las cosas desagradables que suelen hacer las multitudes…”

En el mismo sentido el periodista Rubén Levenberg escribía que “…la primera sorpresa fue la masividad. Desde adelante hacia atrás era más fácil percibir la magnitud de la marcha. Cuando la cabecera cruzaba Corrientes por Callao, comencé a caminar hacia el Congreso. Pasé Sarmiento, Perón, Mitre y llegué a la esquina del viejo Molino. Ahí la marcha se abría unos 150 metros por Rivadavia, pero el grueso seguía por Entre Ríos unos 200 metros. Y la gente no paraba de llegar.

La marea caminaba hacia Tribunales, cada uno estaba en lo suyo y todos en lo mismo.

Si me remito a los viejos tiempos en los que tenía que cubrir marchas estudiantiles, creo que con 50.000 me quedo corto, muy corto…”

Entonces mis fuentes confiables me confirmaban que había sido una marcha masiva.

Yo justamente escribía en este blog una nota titulada La vida por Cris y la fugazetta diciendo que "algo raro estaba pasando" en relación a otra movilización convocada entre otros por el Facebook de 678. (http://puedecolaborar.blogspot.com/2010/04/la-vida-por-cris-y-la-fugazzeta.html). Hace seis meses atrás no era común ver gente que se movilice apoyando algún aspecto de la política gubernamental y que además lo muestre, lo exprese.

El sociólogo Artemio López explicaba este mecanismo utilizando la categoría de “la espiral del silencio”. Evidentemente algo se ha quebrado de esa espiral. Y hay un sector de la población que meses atrás estaba retraída. Hoy no tiene vergüenza ni se siente tan en soledad y puede salir a la calle para defender la ley de medios y otras medidas positivas impulsadas por el gobierno. No significa en algunos casos que se pongan la camiseta kirchnerista. Sí que está dispuesta a poner el cuerpo y la palabra para defender lo que le parece justo. Más de 50 mil personas en la calle están indicando algo. Hay que tomar nota. No es moco de pavo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada