jueves, 15 de abril de 2010

De Narváez: “Clarín busca erigirse en monopolio exclusivo”


El empresario-diputado, querido por todos los niños.

(Por G.Y) Francisco De Narváez puso el grito en el cielo cuando advirtió que el Grupo Clarín le estaba arruinando el negocio inmobiliario que desde hace años viene proyectando en La Rural de Palermo. Desde Canal 13, TN, Clarín y Mitre se despachaban con todo contra un emprendimiento que suponía según alika-alikate “la inversión de unos 40 millones de dólares en la construcción del único Centro Internacional de Convenciones que tendrá Buenos Aires, una obra de 11.000 metros cuadrados con capacidad para 8.000 personas y cocheras para unos 1.000 vehículos”. La cuestión es que al verse afectado en sus intereses De Narváez, otro empresario oligopolico de los medios, descerrajó unas cuantas verdades sobre el mayor holding de comunicación. Reproducimos a continuación la nota escrita por De Narváez el 28 de febrero de 2008 en el diario de su propiedad,"El Cronista". En un contexto donde la ley de medios está trabada por intereses muy poderosos viene bien recordar este texto:

“Cabe sospechar que en verdad lo que le molesta a Clarín es que haya otros empresarios u otros grupos económicos que también se interesen por los medios de comunicación, una conducta que se sabe no es novedad en la obsesión de ese holding por ahogar a la competencia y buscar erigirse como el monopolio exclusivo de la opinión y el dominio de los medios en la Argentina. No le basta a Clarín con presionar al Gobierno para lograr que le apruebe el control casi absoluto del mercado de la TV por cable en el país (ningún Estado civilizado aprobaría lo que Clarín practicó de facto como la fusión ilegal de Multicanal y Cablevisión), tampoco presionar para impedir que se le permita a las telefónicas competir en servicios de TV que asegurarían a los argentinos una mayor y mejor oferta diversificada de medios, dominar la comercialización del fútbol por TV para también quedarse con todos los canales que intentan sanamente competir con ellos en el interior, y últimamente lanzarse a la virtual destrucción de los diarios locales en las provincias con la edición y distribución directa de Clarín vía satélite en las provincias. Por no hablar de la grosera competencia desleal a la que se somete a todos los medios gráficos que no pactan con Clarín, por el dominio absoluto que ejerce ese grupo económico con el monopolio de la producción de papel para diarios a través del control de Papel Prensa. O la vocación por comprarse la mayor cantidad de frecuencias de radio en el interior aun sin utilizarlas, ponerlas a nombre de otras compañías para burlar las leyes que impiden a una misma empresa adueñarse de radios y cables en todo el país, y evitar así que surjan otras expresiones que no estén alineadas con los intereses de Clarín”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada