viernes, 9 de abril de 2010

Marcelo presidente. ¡Qué Dios no lo permita!


Cómo diseñar, armar y pensar una candidatura en un laboratorio mediático.

- Yo quiero ser candidato a jefe de Gobierno y Francisco a gobernador de la provincia así que no nos peleamos –le explicó Mauricio.
- Está bien… pero les falta un candidato a Presidente –bromeó Grosso.
- No… de eso se está ocupando Francisco. Le ofreció diez millones de dólares a Marcelo Tinelli para que sea él.
Grosso sintió por un momento que el entusiasmo que le había comenzado a despertar se desmoronaba. Dudó. Tal vez era el momento de levantarse y olvidarse del tema.
Pero los años de destierro pudieron más.
- Ajá… ¿Y qué les contestó?
- Lo está pensando…
- Ah… Mirá vos. Qué bueno.

No eran sólo diez millones: Francisco De Narváez estaba dispuesto a ofrecerle a Marcelo Tinelli cincuenta millones de dólares para que fuera su candidato a presidente.
- No tiene que hacer nada. Solamente poner la cara. Y si no soy gobernador, soy su jefe de Gabinete y le manejo el gobierno –explicaba con convicción De Narváez en las tertulias con Macri, Chodos, Gustavo Ferrari y Doris Capurro.

(Fuente: “El pibe. Negocios, intrigas y secretos de Mauricio Macri, el hombre que quiere ser presidente” de Gabriela Cerruti. Editorial Planeta)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada