sábado, 3 de abril de 2010

“No se vaaaa y Posse no se va…”



En el Ministerio de Educación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se ha planteado un conflicto —entre varios— por la censura que Esteban Bullrich viene aplicando a un conjunto de materiales de apoyo al trabajo de los docentes sobre el Bicentenario de la Revolución de Mayo, materiales producidos por una de las Direcciones que integran el mismo ministerio.
Tras fracasar en la búsqueda de excusas que le permitieran ocultar esa censura (“tenemos nuevas estrategias”, “tenemos problemas presupuestarios”, “el material es muy extenso”, etc.), decidió colgar en la web del ministerio los materiales correspondientes al nivel inicial y al nivel primario, de modo parcial e incompleto. Pero los destinados a las escuelas de nivel medio, que son los que le resultan más urticantes, no los colgó allí, sino en su página personal (http://estebanbullrich.com/index.php?start=2), en una clarísima muestra de cómo el macrismo se apropia del espacio y la producción públicos. Para esta gente el estado es su propiedad privada.
Bullrich escribió una introducción donde confiesa la censura ideológica, justificándola con una noción de “ideología cero” propia de la hegemonía política liberal que oculta la hegemonía política de una única ideología dominante y que solapa e invisibiliza cualesquiera sujetos y perspectivas se encuentren por fuera de —y que resistan a— los sectores dominantes. La “ideología cero” es rematada por Bullrich por la concepción de “conocimiento completo” que, además de superada por sustentarse en una concepción cosificada del conocimiento, se presenta sugestivamente próxima a la teoría de la “memoria completa” de Cecilia Pando.
Recomendamos acceder a esa página, leer el texto de Bullrich, los materiales y también los comentarios negativos que ya ha cosechado semejante pieza de la derecha…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada