domingo, 4 de julio de 2010

Papel Prensa y la interna empresaria: El Día versus Clarín

Por Alberto Ferrari




En setiembre venidero renovará su conducción la Asociación de Diarios del Interior (Adira), una entidad con menos peso mediático que Adepa, porque entre sus socios no están los poderosos diarios de Buenos Aires, pero que representa al periodismo del resto del país federal.

La nueva conducción será encabezada, de no mediar sorpresas de último momento, por El Día de La Plata, de Raul Kraiselburd, que sucederá doce años de mandato a cargo de Domingo Marra de La Nueva Provincia de Bahía Blanca.

El ascenso de Kraiselburd implica un gesto de distanciamiento de Adepa y en especial del grupo Clarín, con el que mantiene una confrontación, más comercial que ideológica, desde los tiempos de Papel Prensa.

Precisamente, la conformación de Papel Prensa originó un conflicto entre Clarín y sus socios La Nación y La Razón, contra La Prensa, la Capital de Rosario y el Día de la Plata de Kraiselburd, que se trasladó a la ruptura en Adepa y posteriormente a la agencia Noticias Argentinas.

En aquellos años eran habituales los editoriales de La Prensa y El Día contra Papel Prensa, que percibían el surgimiento de un monopolio con el sostén de un Estado "bobo".

Pero, nadie confundiría a Kraiselburd, ex presidente del Comité Ejecutivo de la Sociedad Interamericana de Prensa durante 5 períodos, con un demócrata progresista o un defensor del derecho a la información, mucho menos en tiempos de la dictadura militar cuando utilizó su influencia en la SIP para acallar las eventuales condenas.

El actual canciller Héctor Timerman, denunció en julio de 2006, que "para los que luchábamos por los desaparecidos, tipos como Kraiselburd no nos facilitaban el trabajo".

Sin embargo, Kraiselburd es un enemigo histórico del grupo Clarín y su ascenso -a través de alguno de sus directivos de El Día- constituye una mala noticia para la empresa de la viuda de Noble, en momentos en que el gobierno impone igualdad de precios para el insumo que los diarios del interior adquieren a Papel Prensa.

Adira apoyó con una solicitada en 2009 a Clarín en su puja con el gobierno, pero desde entonces, debido a las confrontaciones internas, adoptó una posición equidistante y neutra. Es así que se alejó del lenguaje guerrero de Adepa, sin pronunciar ningún documento que pudiera ser interpretado como oficialista.

En la entidad hay diarios pequeños del interior de la provincia de Buenos Aires rehenes de Papel Prensa porque dependen de la cuota de papel que se les entrega. También participa La Voz del Interior de Córdoba, perteneciente al multimedio de la viuda de Noble y Magnetto, al igual que Los Andes de Mendoza.

Pero también integra la entidad un diario como La Arena de La Pampa, que se marchó de ADEPA por discrepar con su campaña contra la Ley de Medios Audiovisuales y su intransigente defensa de los intereses de Clarín.

"Los diarios del interior han sido rehenes de Papel Prensa durante décadas, especialmente aquellos pequeños y medianos que le compran papel y que tenían una cuota asegurada aún en tiempos en que escaseaba en el mercado. Por supuesto, eso implicaba después un voto para Clarín", señaló un integrante de la entidad.

En estos momentos, hay abundancia de papel en el mundo, que ingresa al país sin pago de aranceles. Muchos medios desde hace tiempo han diversificado sus compras y sin dejar de recurrir a Papel Prensa, también adquieren a proveedores externos. Es una manera de acceder a una independencia relativa.

Kraiselburd por historia y trayectoria ideológica, sería incapaz de producir rupturas abruptas o pronunciamientos explícitos contra sus colegas. Pero Clarín tendrá una firma menos, la de Adira, para sus solicitadas en defensa de "la libertad de empresa".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada