martes, 25 de mayo de 2010

Gobierno de criollos

Por Pablo Chami

Buenos Ayres, Viernes 25 de mayo de 1810.

A la reunión de anoche en casa de Rodríguez Peña concurrieron todos los que estaban por el partido de la independencia: Moreno, Saavedra, Belgrano, Castelli, Larrea, French, Beruti y muchos más. Se sentía la indignación en el ambiente por la traición del Cabildo. Había designado a Cisneros como presidente de la Junta. El desconcierto era grande y muchos no sabían qué hacer. Entrada la noche, Antonio Luis Beruti pidió al dueño de casa papel, tintero y una pluma. Rápidamente escribió unos nombres para que se formara una junta integrada por criollos.

Los nombres eran: Presidente, Cornelio de Saavedra, para vocales a los señores doctor Juan José Castelli, licenciado don Manuel Belgrano, don Miguel de Azcuénaga, doctor don Manuel Alberti, don Domingo Matheu, y don Juan de Larrea, y para secretarios, a los doctores don Juan José Paso, y don Mariano Moreno. La lista circuló entre los presentes y quedó aprobada. Inmediatamente se realizaron copias y circuló toda la noche entre las familias patriotas y los cuarteles, donde se encontraban los patricios a la expectativa de los acontecimientos. Una comisión se dirigió a casa del síndico doctor Leiva a las doce de la noche para pedir “otro llamamiento al pueblo para destruir lo que pocas horas antes se había sancionado.” Ante la vehemencia del pedido accedió a llamar al pueblo nuevamente.

Hoy por la mañana se reunió nuevamente el pueblo en la plaza. Había gran expectativa. Los patriotas deliberaban en el interior del Cabildo con los jefes realistas que pretendía continuar con la junta elegida el día anterior, con Cisneros como presidente. Los patriotas insistían con la lista que había escrito Beruti la noche anterior. La muchedumbre golpeaba las puertas y gritaba:

—“El pueblo quiere saber de qué se trata”.

El comandante Martín Rodríguez tuvo que salir a aquietarlos. Aseguró que demandarían la renuncia del virrey.

El pueblo pedía a voces en la plaza la renuncia del virrey Cisneros y la aprobación de la nueva junta. Una delegación del Cabildo se dirigió al fuerte donde se encontraba Cisneros a pedirle su renuncia, a la cual accedió.

Salió al balcón el escribano del Cabildo, Justo José Núñez, quien leyó el petitorio de Beruti presentado con las firmas del pueblo y “si era aquella su voluntad.” Una aclamación partió de la gente manifestando que esa era su voluntad.

Inmediatamente el Cabildo llamó a los nuevos integrantes de la junta para prestar juramento. Comparecieron los vocales Cornelio Saavedra, Juan José Castelli, Manuel Belgrano, Miguel de Azcuénaga, Manuel Alberti, Domingo Matéu, Juan Larrea, y los secretarios Juan José Paso y Mariano Moreno. Estaban presentes los miembros de la junta del 24 de mayo, los miembros del Cabildo y nutrida asistencia de público: “prelados, jefes comandantes, y personas de distinción”. La Junta prestó juramento y, finalizada la ceremonia, Cornelio Saavedra pronunció unas palabras ante el público congregado en la plaza desde el balcón del Cabildo. El presidente y los demás miembros de la Primera Junta se dirigieron al fuerte, que era la sede del gobierno, ante numeroso público que llenaba la plaza mientras sonaban las campanas de las iglesias y se oían salvas de artillería. Un gobierno formado por criollos se había constituido en Buenos Aires. En ese momento sobrevino la lluvia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada