viernes, 28 de mayo de 2010

Fraga indigestó a los dueños de los diarios


Por Alberto Ferrari

“Leí que nos quedábamos sin plasmas a fin de año”

Cuando ADEPA, la asociación de diarios liderada por Clarín y La Nación, invitó al economista y empresario Javier González Fraga como orador de su cena mensual, sin duda apostaba a un discurso anti-K, cargado de imputaciones sobre el manejo de la economía y el INDEC y pronósticos apocalípticos. Jamás se hubiesen imaginado que el invitado por la crema de los editores argentinos cuestionaría el tratamiento mediático de la Ley de Medios y los criticaría por las tapas de los diarios.

González Fraga golpeó al gobierno por algunos temas sensibles como el INDEC ante el beneplácito de un auditorio que en otros tiempos supo aplaudir a López Murphy. Pero al mismo tiempo defendió el pago de la deuda con reservas y, en un audaz posicionamiento, les arrojó en la cara sus críticas por las tapas opositoras de los diarios argentinos. En ese momento se deformaron los rostros de los presentes en la cena de la Asociación de Criadores Pur Sang de La Recoleta, incluida la senadora cordobesa Norma Morandini, el jueves por la noche.

“Estamos obnubilados por la niebla. Estamos bien pero se habla de lo mal que estamos. No estamos como en los años 80 cuando teníamos un déficit fiscal de 12 puntos del PBI y con tasas de interés del 60 % en términos reales financiando la emisión del Banco Central, con 5 mil millones de reservas en lugar de 50 mil millones que hay ahora. La niebla política no nos deja ver como está el país”, comentó González Fraga, ex presidente del Banco Central en la década del 90.

A continuación y en un comentario que los editores jamás hubiesen esperado escuchar de su boca cuando lo invitaron, agregó que “la disputa por la Ley de Medios agrega enormemente a la confusión”.

“Para saber lo que pasa en el país hay que quitarle la primer página a los diarios porque la portada es, a veces, una selección de noticias para ver como se le pega al Gobierno”, reforzó ante el espeso silencio de los comensales que hundían sus miradas en el mantel.

Si para entonces a los editores argentinos se les había atragantado la cena, quedaba por escuchar una elegante filípica: “yo he leído noticias como: ‘Nos quedaremos sin plasmas a fin de año’, a cinco columnas en primera página. Eso es una exageración y pienso que eso les puede hacer perder credibilidad”.

González Fraga, recordó que “en una charla con extranjeros me decían que el país que describía la primera página de los diarios no tenía nada que ver con lo que se escribía en la página financiera porque cuando la bolsa había subido el 50% y las noticias eran todas pésimas”.

“Los entiendo porque están en una disputa por intereses, pero agrego que todo esto es parte de la niebla”, completó, mientras el auditorio digería el comentario e intercambiaba miradas nerviosas.

Un rato antes, había afirmado que “la Argentina enfrenta una buena oportunidad pero estamos obnubilados por la neblina” y aclaró que se refería a que “no lo queremos ver y creemos que estamos mal”.

“Yo creo que la Argentina está mucho mejor de lo que parece. Creo que es una niebla pasajera”, subrayó el disertante.

Los editores presentes celebraron en cambio que el orador les anunciara que “este gobierno no pasa del 2011” y que “Néstor Kirchner no convence a nadie para que invierta porque los empresarios están frenando la producción, aunque aumenta la demanda, para no incrementar el número de personas que trabajan y de esa manera evitan las presiones por aumentos salariales”. De paso, recomendó “controlar” a Hugo Moyano para evitar esas presiones salariales.

También sintonizó con sus oyentes cuando se refirió a los enfrentamientos políticos y aseguró que el “Gobierno agrede permanentemente e inventa enemigos donde no los hay” aunque a continuación remarcó que “la oposición hace lo mismo”.

El economista criticó “la oposición absurda que hicieron frente a la decisión de pagar la deuda con reservas”, porque consideró que eso es “lo más normal en todo el mundo” y recordó que cuando fue presidente del Banco Central, en 1989, “compramos 400 millones de dólares y usé 170 millones para pagar deudas con el FMI, pero de eso no salió ni una línea en los diarios”.

“Los grandes errores cometidos en la historia de nuestra economía fueron la convertibilidad, el corralito y la intervención del INDEC”, agregó González Fraga, respondiendo a uno de los temas que habían movilizado a los editores para invitarlo a la cena que comparten el último jueves de cada mes.

“El mundo está complicado pero Argentina está bien ubicada porque sus principales clientes, Brasil y China, están bien. Tenemos el enorme desafío de ser como Canadá porque Brasil será Estados Unidos en poco tiempo, ya que están dadas las condiciones y tiene vocación imperial”, pronosticó González Fraga .

El economista explicó que “Canadá le vende autos y productos con valor agregado a Estados Unidos y nosotros tendremos que hacer lo mismo con Brasil. Ustedes no verían nunca a Estados Unidos exportando soja en bruto, solo una vez lo hizo Cargill y le declararon un boicot durante seis meses”.

Como ejemplo recordó una conversación con el Gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, a quien le dijo: “Usted no tiene que estar orgulloso de los camiones de soja que salen hacia el puerto. Usted tiene que procurar que salgan pollos, lácteos y carnes”.


En cuanto a Norma Morandini, habitual invitada a las cenas de ADEPA y a los almuerzos de Mirtha Legrand, resultó sorprendente que asintiera con la cabeza y en silencio, cuando la octogenaria conductora sostuvo recientemente que para ella “que había vivido con los militares” este era el peor momento, que percibía en la gente “temor y miedo”. Luis Majul y Nelson Castro también acompañaron en silencio el diagnóstico de la octogenaria. Pero no tienen hermanos desaparecidos como Morandini, quien evidentemente comparte el “miedo” de la Legrand.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada