martes, 26 de octubre de 2010

Puedecolaborar confraternizando con generales y coroneles

LA MARINA SE RESISTE A DEPURARSE / JUNTO A BRASIL FABRICAREMOS UN REEMPLAZANTE DEL HERCULES / GARRE: “NO TENEMOS ESPIAS EN EL EXTERIOR
 Por Alberto Ferrari




Profesionales universitarios, geólogos, topógrafos, analistas de sistemas, matemáticos y metereólogos, integran el personal civil de la reconvertida Dirección General de Inteligencia del Ejército, que funciona en Remonta y Veterinaria, en el barrio de Las Cañitas, junto al Campo Argentino de Polo.
La ministra de Defensa, Nilda Garré, en un hecho sin precedentes, invitó hoy a un grupo de periodistas a recorrer las instalaciones donde funciona la inteligencia militar, con entrada por la calle Arevalo al 4000, una dirección que ha dejado de ser secreta, aunque no hay ninguna placa identificatoria, obviamente, y sí un mástil de Remonta.
Los periodistas confraternizaron con los generales y coroneles de la Dirección de Inteligencia y durante recorrida se exhibió al periodismo el equipamiento tecnológico que utiliza la unidad, además de realizar algunos ejemplos didácticos.
El general Cesar Milani, director general de Inteligencia de Ejército, definió a su unidad como "un subsistema moderno y eficiente, que debe estar preparado ante cualquier conflicto bélico" y que funciona con fines "específicos".
Al mismo tiempo, resaltó "la transformación cultural" de quienes trabajan en la inteligencia militar, que apunta en la actualidad al "rigor científico" y aporta información sobre medio ambiente, catástrofes naturales y apoyo sanitario.
La ministra Garre recordó que desde 2002 "está prohibido realizar inteligencia interna" y el general Milani coincidió que "estamos convencidos que debe ser así".
Garré resaltó que el Ejército fue "el primero en depurar sus servicios de inteligencia de personal civil que actuó durante la dictadura militar".
Pero, al mismo tiempo la ministra argentina reconoció que "la Armada tiene pendiente" esa depuración, mencionó que existe "resistencia" a cumplir la orden y estimó que alrededor de 80 agentes civiles que actuaron durante la dictadura, siguen vinculados con los servicios de la Marina.
Garré comentó que existe un banco de datos sobre los países limítrofes pero "constituido en 80 o 90 por ciento con información pública, de revistas o Internet".
"No hay espías como en las películas" trabajando desde la clandestinidad en otros países de la región, ironizó Garré.
Diferente es la información recolectada sobre las Islas Malvinas y los movimientos militares británicos en ese archipiélago, cuya soberanía reivindica Argentina, pues hay un componente "confidencial y reservado".
Durante la recorrida, Garré mencionó la construcción de un avión de inteligencia no tripulado encargado a una empresa de Córdoba –que no es la Fábrica Militar de Aviones- que tendrá un alcance de 15 a 20 kilómetros.
También confirmó que la empresa Embraer de Brasil y la Fábrica Militar de Aviones de Córdoba construirán el avión de transporte de tropas KC-390, que reemplazará al emblemático Hércules C-130
La exhibición ofrecida al periodismo comprendió el empleo de cartografía digital georreferenciada combinada con imágenes de video proporcionadas por el pequeño avión táctico “Carancho” y otro de mayor tamaño, el Lipán, que operaba en ese momento desde Campo de Mayo, ambos no tripulados.
También se ofreció al periodismo una exhibición de los radares Rasit, digitalizados por el INVAP y equipos de comunicaciones y vehículos destinados a la inteligencia de combate, entre otros elementos desplegados en el terreno de Remonta, al costado de la cancha auxiliar de polo.
En el carpón donde funcionó el centro de análisis de la información se simuló una situación de combate y en otro, el aporte que pueden brindar de los medios de inteligencia de uso dual (militar o civil), ante una imaginaria inundación en Tandil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada