jueves, 9 de diciembre de 2010

El día que Astiz se infiltró en la Iglesia


Por Silvia Valerga

Acto y misa en el 33 Aniversario de los 12 secuestrados del grupo de la Santa Cruz
   En el Solar de la Iglesia Santa Cruz se realizó el acto  para conmemorar el 33º aniversario del secuestro de 12 personas, por parte de un grupo de tareas comandado por Alfredo Astiz,  que se reunían con el apoyo de los miembros de la congregación de sacerdotes Pasionistas,  con el objeto de redactar y juntar el dinero para publicar una solicitada, denunciando la desaparición de sus hijos, familiares y amigos.
  Como todos los años, en esta misma fecha, la Iglesia celebra el día de la Inmaculada Concepción de María  y recuerda, con la presencia de los organismos de Derechos Humanos, las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora y las autoridades de la Embajada de Francia, el acontecimiento que marcó para siempre a esa Parroquia, motivo por el que ha sido nombrada Monumento Histórico.    En esta oportunidad estuvo presente el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, quien en su discurso lamentó las muertes, en Soldati, en Formosa, en Santiago del Estero  y del militante Mariano Ferreyra.
   Los doce secuestrados  durante el 8 de diciembre de 1977, fueron trasladados a la ESMA -nombrados allí como “el grupo de la Iglesia Santa Cruz” -  torturados y arrojados vivos al mar. Pero las aguas trajeron de vuelta a cinco cuerpos, que fueron identificados y recuperados por Equipo Argentino de Antropología Forense,  en 2005.
 Por decisión de sus familiares, están “sembrados” en el Solar de la Iglesia de la Santa Cruz  las fundadoras de Madres de Plaza de Mayo: Mary Bianco y Esther Careaga .Han sido esparcidas parte de las cenizas de Azucena De Vincenti, junto con los restos de la religiosa franco-argentina Leónie Duquet y de la militante de Derechos Humanos, Angela Auad, quien  tenía a su marido preso. Aún permanecen desaparecidos  Remo Berardo, Raquel Bulit, Julio Fondovila, Horacio Elbert, Gabriel Horane, Patricia Oviedo y la religiosa franco-argentina,AliceDomon.


En  el altar  que porta sobre el frente los rostros de los doce desaparecidos y que impone para esta celebración una estatua de mujer embarazada con pañuelo blanco, que representa a la Virgen María y simboliza esta historia en particular, el cura párroco Carlos Saracini  dio Misa junto al sacerdote  Juan Maria Rosasco, provincial de la congregación Pasionista

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada