sábado, 12 de junio de 2010

Fernando Signorini*: “¿Se creen que se drogó porque quiso?”

“De Diego se hablará dentro de mil años”

“…hay una palabra que muchos no se animan a pronunciar porque no se sienten seguros ante lo desconocido. Y es eso. Es un misterio. ¿Cuándo se va a dilucidar? No lo sé. Por ahora es un misterio. ¿Por qué salen tantos talentos naturales debajo de cuatro chapas y cuatro cartones? Primero no los ayuda nadie. Y cuando trascienden todo el mundo les exige: que hablen bien, que no se coman las eses, que sean políticamente correctos, que no hablen en contra del dogma ni religioso, ni social, ni político, y sobre todo, que no hagan trastabillar el privilegio de los privilegiados del sistema. Es todo un asco. Y de eso me gusta hablar con los jugadores. Porque ellos son un símbolo para muchos millones de chicos desprovistos de información que no creen en la clase política. ¿Por qué no van a creer en estos nuevos profetas que no tienen una cruz ni un libro sagrado pero tienen una pelota? Si la pelota sirve para abrir la mente de los chicos y que sepan las verdades desde el principio, bienvenidos sean.

¿Cómo es trabajar con Maradona?

Es muy fácil. Si el fútbol no hubiera existido lo habría inventado él. Como es un tipo de fútbol todo discurre con normalidad. Por más que cada vez que se abre la ventana se arma un lío bárbaro porque hay que vender con su vida y con su muerte. ¿Por qué despedazarlo? ¿Por qué pasó por la droga? ¿Qué se creen? ¿Qué él se drogó porque quiso? Fue una manera de evadirse de una tensión para la que nunca estuvo preparado. Él es un chico que se hace querer, muy atento y muy cariñoso, del que se seguirá hablando dentro de mil años. Para mí trabajar con él es una maravilla. Estar en la selección argentina con él como técnico es un hito en la historia del deporte. Mis compañeros y yo estamos como nenes delante de un frasco de dulce de leche. Lo disfrutamos con los ojos. Con todo. La vida interior de la selección bulle como una colmena. No por el orden sino por la dinámica. No somos Suiza. Entonces hasta el último día no supimos ni en qué avión volaríamos a Sudáfrica, ni qué día, ni a qué hora. Pero una cosa era segura: volaríamos”



* Preparador físico de la selección argentina

(Nota completa en http://www.elpais.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada