miércoles, 30 de junio de 2010

Diego es Gardel o más…

Por Nahuel Coca

Diego es un agujero negro semiótico. Es tan densa su significancia que cuando un tonto como Passman se le acerca, no puede hacer más que gravitar hacia su figura y desaparecer en ella. Diego significa tanto para tanta gente que sus intervenciones - en la lengua popular, en la política, pero sobre todo en el fútbol - seguirán teniendo un sentido propio cuando él no esté.
Su importancia cultural va a ser equivalente o superior a la de Gardel, que es la expresión máxima de pericia, facha, fortuna, talento y cuanta cosa bien hecha haya en la tierra.
Mis nietos van a decirle a sus congéneres "la tenés adentro" cuando superen las expectativas contra todo pronóstico. Y probablemente, cuando se pregunten a quién Maradona le dijo esa frase, la respuesta será: "A un boludo".
Las tortugas - uno de los animales más antiguos de la zoósfera - se seguirán escapando aunque quienes las persigan hayan evolucionado tanto que no cuenten ya con los dedos meñiques, castigo a nuestra generación que sólo existe para clavarse en patas de camas y mesas.
Dicen que Dios inventó la patada en el culo mucho antes de que existieran los pies y los culos.
Yo digo que inventó a Maradona, mucho antes de que existiera la pelota y el fútbol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada