martes, 27 de septiembre de 2011

Cuando Hadad y Moneta se apretujaban para tocar a Kirchner


A PROPÓSITO DEL TRIUNFO DE SORIA EN RÍO NEGRO
Soria, Fernández y Pichetto
Por Nicolás Tereschuk
“…Ahora leo las notas de Verbitsky sobre Soria. Todos sabemos quién es Soria.
Y esto me hace pensar sobre algunos actos reflejo del progresismo. ¿Por qué tendemos a la “prontuarización”? Y, sobre todo en el actual contexto. ¿Por qué tendemos a pensar que algunos dirigentes son el “límite del kirchnerismo” y no llegamos a valorar que esos dirigentes, para ganar, se tienen que hacer “kirchneristas” en algún grado? ¿Por qué no valoramos que quieran ser “kirchneristas por un día”?
Me acuerdo de Hadad y Moneta apretujándose en la Basílica de Luján. Humillándose para tratar de tocar a Néstor Kirchner. Me acuerdo de Aldo Rico bajando un poco sus banderas (después volvió a subirlas). ¿La política es como la mancha? ¿Quién se mancha? ¿Se mancha él o me mancho yo? ¿Nos manchamos los dos? ¿Aún si yo sigo imponiendo el rumbo de la dinámica política?...”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada