martes, 9 de marzo de 2010

El secreto de CAMPANELLA: CONTENIDO Y POPULARIDAD.



Por Gerardo Yomal (columna de opinión en “el tren”)

Consultado por la revista electrónica MHZ, especializada en radio, el periodista Juan José Panno, (Página 12/codirector de TEA, coautor de Días de Radio) contestó:
MHZ ¿La radio tiene un lugar en su vida? ¿Qué radios escucha y en qué momentos?

R. Sí, sí, tiene un lugar. Por lo general la escucho para enojarme, porque no me gustan mucho las cosas que se dicen por la radio. Cuando puedo elegir yo o cuando no escucho de rebote, porque a veces la están escuchando en mi casa o subo a un taxi y siempre escucho cosas que no me gustan.
Pero hace poco, tuve suerte de subir a un taxi y escuché una columna política de Gerardo Yomal (que conduce junto a Hugo Presman “El tren”) y me sorprendió que el taxista estuviera escuchando esa radio y esto me dio lugar para una charla interesantísima con él. Yo viajo bastante en taxi y las charlas no suelen ser interesantes, porque generalmente escuchan a González Oro y esas cosas que a mí la verdad me repugnan.”


Me dio satisfacción lo que contaba el nene Panno, como se lo conoce en el ambiente periodístico, porque de alguna manera confirmaba que pueden ir de la mano un contenido político-cultural con la respuesta popular, con que también te escuchen los taxistas.
Que no es obligatorio que todos hagan lo de Tinelli sino que también hay espacio para otros proyectos y que tengan respuesta popular.
Mucha gente puede escuchar a González Oro o Chiche Gelblung pero también mucha gente puede escuchar a Víctor Hugo, Dolina o el Tren, con Presman y quien escribe.
Muchos taxistas pueden escuchar radio Diez pero muchos escuchan Continental, Nacional o Cooperativa.
Y en este sentido aprovecho el reciente Oscar que acaba de obtener “El secreto de sus ojos” porque me parece que también estamos ante una ecuación similar, salvando las distancias.
Una trama atractiva, un costado amoroso, suspenso y un plafón político que refleja lo siniestro de la dictadura militar.
Todo este cóctel con actores populares como Ricardo Darín, Francella, Soledad Villamil junto al director Campanella que sabe recrear historias de nuestra gente donde el contexto político también aparece.
Reitero: Campanella y Darín implican contenido con popularidad.
Queda muy claro que podemos hacer programas de radio, de televisión, películas que lleguen a un público masivo y no sean boludeces con la marca de Ricardo Fort.
Que directores de la talla de Almodóvar y Tarantino hayan anunciado el premio y le dijeran a Campanella que era un maestro y que les encantó la película no es poca cosa.
El secreto de sus ojos demuestra el alto nivel de la industria cinematográfica argentina.
Una industria que genera muchas fuentes de trabajo, que difunde nuestra historia y que abre diferentes puentes culturales con el mundo.
Una película que se verá en 70 salas de los EEUU, todo un record para un film no hablado en inglés y que además puede servir de arrastre para otras películas argentinas.
A Campanella ya le llueven ofertas de Holiwood.
No hay nada que hacer: Campanella, Darin, Francella, Villamil, son muy buenos pero tampoco caigamos en la pavada.
Se premió una película y a la industria cinematográfica nacional. No significa que la Argentina es el mejor país del mundo ni nos subamos a consignas del estilo de “Argentina potencia”.
Porque algunos se suben al carro triunfalista y dicen que después de esto la selección argentina de fútbol logrará el campeonato del mundo de Sudáfrica. ¿La razón? Muy simple: el mismo año que “La historia oficial” se llevó el Oscar a mejor película extranjera (1986), Diego Armando Maradona levantó la Copa del Mundo en México.
Dejémonos de especulaciones fáciles.
Yo sí les digo que me puso muy contento que nuestro cine haya triunfado en los EEUU.
Me fui a dormir sin saber qué había pasado.
Cuando me desperté y me enteré, una mueca de alegría me corría por la cara. Por unos minutos me olvidaba del senado, me olvidaba de Menem, Cobos y Morales….
Así que felicitaciones para Campanella y todo su equipo por El secreto de sus ojos…
PD: ¿Qué pasó que muchos medios masivos de comunicación se olvidaron de mencionar que es el mismo director de cine que el año pasado hizo vibrar la Audiencia pública en el Congreso hablando a favor de la Ley de Medios?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada