sábado, 30 de octubre de 2010

Carrió 2008: “Cristina podría quedar viuda, sería divino”

Foto de Jesica Baez


Profecía cumplida

18-12-2008 Política

“Lo mejor que le puede pasar es un buen divorcio. También podría quedar viuda, sería divino, pero para que no muera nadie, lo mejor es un divorcio”. La frase no salió de un té con masitas entre dos amigas hablando de una tercera. La pronunció frente a un auditorio de ejecutivos de finanzas la titular de la Coalición Cívica, Elisa Carrió. Se refería a la presidenta Cristina Kirchner.
Carrió respondió así a los comentarios del ex presidente Néstor Kirchner de la noche anterior. Pronosticó –nuevamente– una dura recesión y una crisis política y arremetió contra el esposo de la mandataria, a quien denunció el miércoles por presuntas vinculaciones con el negocio del juego. “Ya salió de la madriguera el jefe de la asociación ilícita para pegarme. Pero a mí, la batalla me erotiza”, disparó la líder de la CC.
Y volvió a comparar a Kirchner con el ex dictador rumano Nicolae Ceaucescu, que gobernó de facto ese país junto con su esposa por 24 años, desde 1967, y fue ejecutado en ese país en 2003, acusado de genocidio. “Este es un gobierno de facto, porque quien gobierna no ha sido elegido por el pueblo y legitimado en las urnas. Manda un actor irresponsable que habita en Olivos, pero no fue elegido por el pueblo”, fustigó. La escuchaban, entre risas y aplausos, los socios del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF), que organizó la charla. Compartió cartel con Ricardo López Murphy, quien, dijo Carrió, “nos va a acompañar en Buenos Aires”.
Carrió auguró un contundente triunfo de la oposición en las legislativas de 2009. “Con Luis Juez en Córdoba y Rubén Giustiniani en Santa Fe, más la Coalición y PRO en Capital, y la oposición al gobierno en Buenos Aires después del conflicto con el campo, tenemos el 50% de los votos”, pronosticó, y pidió un “triunfo contundente” para no ser víctimas de fraude, “como pasó el año pasado”. Y adelantó que, de ser elegida presidenta en 2011, Patricia Bullrich será su ministra de Seguridad. Además, sostuvo que el Gobierno atraviesa una importante crisis política: “Si algo pasa, no será por nosotros, será por ellos”, advirtió. Luego intentó poner límites: “Como líder de la oposición, garantizo que pueden contar conmigo para buscar cualquier salida, pero les pido a ustedes, empresarios, que tengan paciencia para no volver al ‘55 o al ‘76”, dijo, en alusión a los golpes de Estado.

(Fuente: http://www.lacapital.com.ar/contenidos/2008/12/18/noticia_0054.html)

La muerte de K dejó desnudos a periodistas y políticos opositores

¿Proyecto revolucionario?

Foto de Jesica Baez



Debate

Por Pablo A. Chami

Los diarios y los medios de comunicación hegemónicos no pudieron tapar el sol con las manos. Las imágenes de la congoja del pueblo ante la desaparición de un líder inundaron las pantallas, ocuparon las tapas de los diarios y saturaron los blogs. Esas imágenes, esas muestras de dolor, esas decenas de miles de personas que desfilaron delante del féretro de Néstor Kirchner, ese apoyo de los presidentes de América del Sur que vinieron a dar su pésame a la Presidenta Cristina Fernández y finalmente esa juventud maravillosa que lloraba en la Plaza de Mayo y que se proponía militar en política, -esa política tan desprestigiada- dejaron girando en el vacío a periodistas y políticos opositores.

Me parece que el proyecto de Kirchner es revolucionario. Revolucionario en el sentido de dar vuelta ciento ochenta grados la idiosincrasia neoliberal. Estamos en el bicentenario de la Revolución de Mayo. La Historia nos enseña lecciones que debemos tener en cuenta. Liliana, mi esposa, comparó la muerte de Kirchner con la de Mariano Moreno, y tiene razón: El líder ideológico e impulsor de la Revolución de Mayo fue Moreno. Pero ese líder murió –o lo asesinaron- en alta mar antes de cumplirse un año de la revolución. Pero la Revolución siguió su marcha. Nadie la pudo detener. Llegó San Martín y tomó la posta militar. Llegó Monteagudo y continuó difundiendo la ideología revolucionaria.

Creo que esta Revolución va a continuar. A pesar de la oposición mediática y política. Los jóvenes tomarán la posta que la muerte de Kirchner dejó vacante. Lo vimos estos días en la misma Plaza de la Revolución de Mayo.

viernes, 29 de octubre de 2010

Crecimos con Lanata y Pergolini pero lloramos a Néstor


Foto de Jesica Baez



Por Franco Spinetta

Los hijos del "que se vayan todos". Cientos de miles de pibes que nunca habíamos creído en la política, que crecimos escuchando a Lanata, a Pergolini, Mtv y rebeldía edulcorada. Los que nunca protagonizamos transformaciones sociales, que miramos el 2001 por la tele, con la ingenuidad del que mira sin ver.

Los que luego fuimos a la calle a ver qué era lo que pasaba. Que encontramos compañeros, los de verdad, los que se acompañan. Que nos fundimos en abrazos diferentes, con la emoción de sentir que se forma parte de algo. Los que empujamos a amigos a que abran los ojos, que dejen de ver pasar la vida por tevé. Los que por primera vez no quisimos que otros nos dijeran qué era lo que estaba pasando ahí afuera. Porque lo vemos cada 24 de marzo, cada acto por la Ley de Medios, por la estatización de las AFJP, por el matrimonio igualitario y la marcha de los pueblos originarios. Pero que lo empezamos a ver recién con la 125, cuando lo que decían los autores que leíamos sin aplicar (Jauretche, Hernández Arregui, Scalabrini Ortiz) se materializó en rutas cortadas con codicia.

Muchos derramamos lágrimas que jamás pensábamos derramar. Por alguna razón movilizante, sentimos que se fue quien nos devolvió la esperanza de los cambios políticos. Por eso estuvimos todos aquellos que nunca antes habíamos estado. Por eso la plaza fue de los jóvenes. Y lo va a seguir siendo por los bocinazos en Recoleta, por los chistes de pelaje grueso, por el champagne derramado sobre el cajón que lloran miles.

¿Qué pasó para que muchos dejáramos de ser pasivos ante los hechos? ¿Qué fuerzas liberó el kirchnerismo para determinar la participación de tantos jóvenes? La respuesta está en la calle. Para el que mira sin ver, la tierra es tierra nomás.

Llorar a un político y ¿el que se vayan todos?

Foto de Jesica Baez
Por Gerardo Yomal

Llorar por un político, llorar por un expresidente…
Raro. Y ¿el que se vayan todos…?
Los ojos húmedos por doquier.
Puedo llorar por Axel Blumberg, por Diego Duarte, el pibe que fue tapado por basura en el CEAMSE, por Matías Berardi, por Mariano Ferreyra pero ¿por un político profesional, un diputado, un expresidente, un presidente de un partido?
Suena raro.
No es fácil entregar una lágrima por determinados políticos.
¿Vas a llorar cuando se muera Duhalde, De la Rua, Menem…?
Hay un hilo conductor, un hilo popular, una cadena de emociones que se destapó con la muerte de Néstor Kirchner.
Los más pobres, los jóvenes militantes de clase media, los trabajadores asalariados sorprenden mostrando su emoción a lágrima viva.
Queda claro que Néstor Kirchner fue parte de un proceso de acercamiento a una parte del pueblo, la más desguarnecida, la más olvidada.
Hubo transformaciones en la vida cotidiana de determinada gente que demuestra el por qué de esta tristeza popular.
Pasó algo muy interesante en un país y en un mundo donde la política y los políticos son mirados despectivamente, con desden, para que hoy en nuestro país se reivindique a un político.
Hay una especie de reconciliación con la política cuando ésta tiene que ver con meterse en las necesidades populares.
Y Kirchner ahí tuvo algo que ver: por eso se lo llora, se lo reivindica.
Un pibe de San Pedro ante las cámaras de tv decía “siento como si fuera mi viejo”.
A próposito de esto es verdad que la muerte ablanda, que nos muestra en un espejo pero yo prefiero salir de los análisis psicológicos y en este caso poner el eje en lo político.
Hubo transformaciones en la Argentina: Kirchner tuvo su responsabilidad positiva y eso es lo que mira y siente parte del pueblo.
Esa parte del pueblo le creyó y palpó que cosas importantes de su realidad cambiaban en serio.
Un político que prometía y cumplía. Por lo menos algo cumplía y eso era importante.
Por eso, lo llora… y lo recordará.

jueves, 28 de octubre de 2010

Miserables

Por Pablo Chami


POLÉMICA


Murió Néstor Kirchner, siento tristeza, dolor. La pena y las lágrimas. Pero en medio de este dolor, no puedo dejar de leer los diarios hegemónicos de la argentina. Se destacan la columna de Rosendo Fraga en La Nación del día de ayer, 27 de octubre, y la editorial de hoy del mismo diario.
Fraga titula:
Sin Kirchner, Cristina puede asumir el poder

Dice: “Hasta el último momento él se encargó de hacer evidente que era quien ejercía realmente el poder y no su esposa” “Ella ocupa ahora el centro de la escena y tiene la oportunidad de ejercer el poder por sí misma,” “Tiene la oportunidad de modificar, rectificar, corregir, cambiar una serie de aspectos, estilos, orientaciones y políticas impuestas por su marido, que llevaron a una situación inédita, que un gobierno con la economía creciendo al 9% tenga la aprobación de sólo uno cada tres.”

Trata a la Presidenta como si fuera un títere de Néstor Kirchner, como una mujer dependiente de su marido, resabio del machismo. En un momento de dolor, cuando la pena hace bajar los brazos, cuando se llora al compañero de toda la vida, este escriba miserable, sí, miserable, tiene el atrevimiento de aconsejar a la Presidenta para que se incline hacia las políticas que favorecen a los medios y las empresas monopólicas y a los centros internacionales de poder. Vergüenza.
El rumbo de la ideología de La Nación se repite en la editorial del día de hoy. Titula:
Se inicia una nueva etapa que debería estar signada por dejar atrás luchas ajenas a las verdaderas preocupaciones sociales
Luego de las condolencias de forma comienza a bajar línea:
“Se inicia una nueva etapa política, en la cual será vital que la presidenta de la Nación se rodee no sólo de quienes exhiban la lealtad esperable de todo colaborador, sino también una inteligencia abierta al sentimiento que subyace en una ciudadanía que reclama seguridad y paz social.”
Expresiones de deseos de los grupos monopólicos, deseos de modificar un rumbo que los perjudica. Deseos de influir en los grupos reaccionarios que repiten fanáticamente y sin evaluar, la bajada de línea de esos medios. Sin ver que hay otro país que necesita dignidad, que necesita salir de la miseria, que necesita ser reconocido, integrado al lugar que pertenecen, América Latina, y que esos grupos niegan.

Los huevos de Néstor y cómo no volver para atrás

TODO LO QUE VIENE DEPENDE DE NOSOTROS / LA RECUPERACION DE LA POLITICA / CUSTODIAR LO QUE SUPIMOS CONSTRUIR / MANUAL DE TRAICIONES


El día que murió Perón, foto de José Broide.  http://shiftit.com.ar/galeria/



Por Pablo Caruso

Con la muerte del político, el pueblo adelantó una reflexión. En el dolor se atraviesa a sí mismo, se para frente al espejo. Se mide, se observa. Se pregunta por su lugar. Se anima a pesarse el cuerpo propio. En definitiva, se juega.

Cuidado muchachos con lo que tanto desean, porque la concreción se les puede volver su peor pesadilla. A veces, no siempre, la muerte impulsa la vida.

Desde la muerte del político se está imprimiendo a fuego en la Plaza de Mayo un determinante “Aquí estamos” de la militancia recuperada, vigorizado el trazo con la fuerza parturienta de la juventud, y el espíritu salvaje de los sueltos, que escriben en las banderas que otros trajeron su convicción de que llegó el momento de poner el cuerpo de lo posible frente a la inmaterialidad de lo ideal. Hay una iluminación pagana, ajena a cercenamientos sectarios, que va intuyendo que todo lo que viene depende de nosotros.

Previsible y torpemente, no se respetó el duelo por la muerte del político. Ya le acercaron a ella un recomendado manual de traiciones, que como él a su tiempo, la mujer echará de regreso junto al mugroso mensajero, sin deshonrarse las manos siquiera para tirarlo a la basura. No vale la pena ensuciar palabras con nombres, porque además son simplemente cobardes autores materiales.

Tal vez la mejor muestra de respeto al político en el saludo final de quienes no nos reconocemos adscriptos, sea la coherencia. Por eso compartimos para tomar o dejar la idea de que no fue él quien recuperó la dignidad nacional, sino esa dignidad la que lo parió a él. Luego su extraordinaria virtud en la interpretación, y su coraje sin parangón presidencial en los últimos 50 años (huevos que le dicen), supo (decidió, quiso) materializar su lectura de lo que el momento histórico reclamaba, y ejecutó la más maravillosa música: nos devolvió el conflicto, y con él dibujó la silueta del enemigo. Allí nace el PERO con el que los no partidarios adelantan su reflexión, el PERO materialista y pragmático que hoy alguien publica con buen oído de observador. La construcción posible; la línea divisoria de la especie popular. La de los que sí y la de los que no.

Y fíjense que notable paradoja viene ocurriendo, y con la muerte del político se pone más celeste sobre blanco: si hoy tuviéramos que hablar de un espacio articulador de diferencias, que trascienda heterogeneidades para sumar a un proyecto por lo esencial; si hoy hubiera que señalar dónde está la posibilidad de superación por consensos, de madurez institucional, de reunión de sectores con respeto democrático por sus diferencias ¿Acaso no sería alrededor de lo construido por el político que despedimos? Ojo muchachos con lo que desean.

“Aquí estamos, custodiando lo que supimos construir”, se firma desde ayer y definitivamente en la Plaza del pueblo. No hay vuelta atrás. La garantía no es el líder, sino el cuerpo político y popular que posibilita el vínculo, una y otra vez. Tamaño aprendizaje para todos.

La recuperación de la política, con P mayúscula, es el mejor legado del político que se nos fue. Por debajo de esa posibilidad recuperada están todos sus logros de gobierno, que son los nuestros, y que quienes han llegado hasta aquí en la lectura atenta ya conocen. A la misma acción pertenecen también los errores, las oscuridades, las contradicciones, que hoy como ayer, no tenemos porqué negar ni esconder. Todo eso también nos pertenece.

Dos insistencias a la hora del recogimiento. Nosotros pueblo somos los principales artífices de nuestra realidad y destino. La mayor virtud del político es la lectura de lo que nosotros mismos exigimos como sujetos de la historia.

Y la segunda repetición, la que a nuestro juicio debe prevalecer ante cada esquina de la reflexión adelantada: depende de nosotros. De nadie más.

Negros de mierda

Por Rubén Levenberg

NESTOR CON UN DISCURSO QUE NO ES VERSO / PERONISTAS QUE SE VUELVEN LOCOS SI NO GOBIERNAN / NEGROS Y JUDIOS DE MIERDA BAJO LA PICANA / AVANTI MOROCHA

Años 60, Haedo Sur al lado de Villa Luzuriaga, frontera entre Morón y la Matanza, con sus casitas bajas y humildes  construidas gracias a algún crédito de los 50, probablemente un plan Evita, con núcleos fortineros que me untaron con el azul y blanco para toda la vida. La familia, de clase media bastante baja, radical, progre, agnóstica, judía y gorila. En la escuela primaria uno se acostumbró a escuchar por igual los apelativos de rigor: “negro de mierda”, “cabecita”, “judío de mierda”. Por esas leyes de la vida que uno conoce antes de estudiarlo en matemáticas o en lógica, si somos “de mierda”, algo de parecido debemos tener.

Tus padres te enseñan a pensar en la justicia social y después te ven peronista y se preguntan “¿qué habré hecho mal?” Uno va con los “de mierda” y se siente uno más, hasta que la degradación del movimiento se hace carne hacia abajo, estalla en pedazos y los que quedamos colgados de la brocha nos acercamos con quienes compartíamos ideales. Al fin y al cabo, éramos todos socialistas y pensábamos en una sociedad más justa, en la que nadie fuera “de mierda”.

Con el tiempo y las dictaduras, uno fue aprendiendo que para algunos, todos somos de mierda. Pero también pudo revalorizar lo que aprendió en la casa, a recordar con cariño y admiración a un Arturo Illia, a entender que son más las cosas que nos unen que las que nos separan. La historia continuó desplegándose implacablemente. La última dictadura nos demostró que lo aprendido allá en el Oeste del gran Buenos Aires no era un capricho ni un mito: Los criminales se ensañaban con los gremialistas y con los que portaban apellidos de origen europeo no anglosajón. Otra vez juntos, esta vez “los negros de mierda” y los “judíos de mierda” compartieron cárceles y picanas.

Y llegó la guerra de las Malvinas, donde los “negros de mierda” fueron llevados como carne de cañón. Vinieron las elecciones y Raúl Alfonsín, los juicios a las Juntas, los levantamientos militares sofocados, los golpes de mercado, el punto final y la obediencia debida. Un día, un amigo querido, don Alfredo Bravo, nos dice “hasta aquí llegué, esto es otra cosa”.

Uno aprendió con los años que hay peronistas que, parafraseando a Papo, se vuelven locos si no gobiernan. Y que del otro lado, se vuelven locos si el que gobierna es el peronismo, como si fuera pecado que la mayoría del pueblo se exprese por el voto universal, secreto y obligatorio y gane las elecciones. Con el tiempo entiende que de uno y otro lado hay gente que comparte cosas. Hay negros de mierda, doctorcitos de mierda, judíos de mierda, ideas de mierda.

Pero un día, cuando menos se lo imagina, tal vez porque aquel chico del Oeste había perdido las esperanzas, algunos de los que fueron amigos, compañeros o simplemente conocidos de otros tiempos comienzan a organizarse en defensa de los “de mierda”. Un tipo ignoto, un tal Néstor –nombre muy común entre los que hoy peinan entre cincuenta y sesenta años- aparece con un discurso esperanzador que no suena a verso. Gobierna, hace lo que uno haría y también lo que uno no haría. Y uno se siente orgulloso de haberlo votado.

Después vendrá su mujer, una mina llamada Cristina, que no es Evita ni Isabel, que es una de las tantas compañeras que uno conoció en otros años, de esas cuya inteligencia y capacidad de trabajo reducían su belleza a un adorno sin importancia. Mientras Néstor jugaba su mejor juego, el de tejer en la interna y el de poner a la Argentina en el contexto de América latina como un país en serio y no como un títere de cuatro o cinco economistas de la Citi, Cristina gobernó y gobierna bailando con la más fea, vaya paradoja. Y lo hace muy bien.  Uno que siempre se negó a llamarla “de Kirchner”, porque las mujeres son, no son “de”, hoy empieza a pensar que su imagen es indisoluble de la de quien fuera su compañero y aprende algo nuevo.

Apenas unos días después de la muerte de un tal Mariano Ferreyra, con quien tenía muchas más diferencias que acuerdos pero al que mataron por ser un “trosko de mierda”, Néstor se nos quedó. Ayer, mientras iba a la Plaza a homenajear al hombre que de tanto luchar se nos había ido para siempre uno pensaba en aquel Oeste del Gran Buenos Aires, escuchaba el “Avanti Morocha” de Los Caballeros de la Quema, pensaba en 50 años de historia.

Y uno caminó por la plaza, se cruzó con las Madres, con las Abuelas, con los Hijos, con los negros de mierda, con los judíos de mierda. Leyó los mensajes que le habían dejado al gran tejedor Néstor, percibió el cariño, el respeto y la confianza por Cristina, vio el llanto y la risa, escuchó las puteadas y los aplausos, la enorme preocupación por el futuro y la gran confianza en la Presidenta y hasta se cruzó con una agrupación que se llama “Negros de Mierda”. Tuvo que explicarle a su hija qué significaba “vigilia” y casi se pone a llorar cuando se dio cuenta de que no hay resurrección. Pregunta y se pregunta. Confía y desconfía. Al fin y al cabo, somos todos unos negros de mierda, unos judíos de mierda, unos indios de mierda, unos zurdos de mierda, unos marginales de mierda, unos pobres de mierda, unos progresistas de mierda. Eso ya es un principio.

miércoles, 27 de octubre de 2010

¡Aguante el “chirolita de Duhalde”!


Foto de Jose Broide. El día que murio Perón, 1º de julio de 1974. http://shiftit.com.ar/galeria/


Por Gerardo Yomal

Muchos argentinos que habían participado políticamente en la década del 70 colgaron los botines. Dictadura, desaparecidos, muerte, capitalismo salvaje…La derrota había sido de proporciones.

Más adelante la historia nos ponía nuevamente en una encrucijada: el 2001. Fueron tiempos donde la caída no parecía tener límites.

Pero en general los pueblos no se suicidan. Y de la mano de una buena cuota del azar en la historia surgió de nuestro pueblo un tapado, un desconocido, un patagónico que supo interpretar el momento político nacional e internacional. Acordate que muy poco tiempo antes los eternos gurúes pronosticaban la caducidad del Banco Central y que la Argentina pasaría a depender de la Reserva Federal norteaméricana. El peso moriría y nos regiriamos por el dólar.

Néstor Kirchner logró que el barco no se hunda. Para muchos como una especie de milagro, de bonus track, de regalo del cielo…El que iba a ser el chirolita de Duhalde se despachó con intentar más Estado y menos mercado, juzgamiento a los genocidas de la dictadura, fortalecer la unidad latinoaméricana, volver la política al centro de la escena.

Y aquellos que en algún caso se habían refugiado en la vida privada, tomaron nota de que algo estaba pasando en la Argentina y en este sur del continente. Hubo decisiones personales y colectivas para volver a la política desde distintos lugares.

El kirchnerismo ayudó a enriquecer la agenda. Y lograba adhesión popular.

Desde mi punto de vista junto con Alfonsín, Kirchner quedará como uno de los mejores presidentes de nuestra reciente historia democrática.

José Pablo Feinman escribía en el 2003 que “el Flaco toma la decisión de su vida. Decide inventarse…”

Y la eterna Mirtha Legrand olfateaba por donde venía la mano: “se viene el zurdaje…”

El final sigue abierto. En el balance pesa más lo positivo que lo negativo. Veremos como sigue la película. En este momento de shock, gracias Néstor Kirchner por poner un gran granito de arena para hacer mover la rueda de la historia. No olvidaremos. Nos cruzamos en cualquier momento.

martes, 26 de octubre de 2010

Me hubiera gustado un abrazo de Cristina con los compañeros de Mariano

Por Gerardo Yomal

Mariano Ferreyra, militante del Partido Obrero, se ha convertido en una presa mediática y política.
Muchos quieren sacar partido de su asesinato.
El gobierno que ensayó en un principio tirarle la pelota a Duhalde.

El grupo A de la mano del radical Aguad dijo que ellos no se juntan con patoteros en relación a la foto de Boudu y Silleoni con el barra Favale. Algunos radicales se juntaron con dictadores, genocidas…

Para la izquierda la culpa del asesinato de Ferreyra la tiene el gobierno.

Cada uno construye con sus anteojos ideológicos. Es lógico pero cuando a esos anteojos le pones tanto aumento de tu punto de vista quizá termina por deformarte la realidad. No te ayudan a comprender bien lo que pasa.

También me pongo a pensar en el dolor que debe estar embargando a millones de padres y madres, a propósito de que Mariano fue asesinado. Debe ser inconmensurable.

Estimo que mucha gente tiene ganas de llorar por Mariano y todavía no pudo, todavía no termina de digerir la violencia contra un joven militante de 23 años.

Me suena la existencia de una inquietud generalizada de padres que hoy están más nerviosos esperando que a la noche lleguen sus hijos a casa.

Se despertarán, tendrán insomnio, se levantarán para ver si llegaron…¿está en su habitación? ¿viste la gorrita de él? ¿fijate a ver si nos mandó un mensajito? ¿son la cinco de la mañana y no llegó? ¿Qué pasará con nuestro hijo se deben preguntar cientos de miles de padres en estos días? ¿Se habrá ido a dormir a lo de un amigo y se olvido de avisar? ¿Le habrá pasado algo?

Todos somos Mariano puede quedar como una imagen de título periodístico; sin embargo muchos argentinos quedaron tocados en serio por este asesinato.

Los fantasmas de la historia se nos cayeron de golpe. Es verdad que hay muchísimos casos de jóvenes que fueron víctimas de la represión estatal o de diferentes violencias durante la democracia pero este crimen nuevamente nos hace sonar el despertador de que hay muchas cosas por cambiar.

Me hubiera gustado que la presidenta en persona hubiera recibido a los familiares de Mariano o a los dirigentes del PO.

Era un gesto necesario, era un símbolo importante que desde la presidencia se mostrara un abrazo solidario con la gente con la que militaba Mariano.
La presidenta se cansó de repetir que su gobierno no reprimirá la protesta social. Y en buena hora.
Es verdad que en este caso fueron patotas sindicales pero te reitero: a mí me hubiera gustado ver un beso, un abrazo, un apretón de manos de Cristina con los compañeros políticos de Mariano.
Después de este deseo, hay muchas cosas viejas que vuelven a salir a la luz que merecen discutirse.
El sindicalismo en la Argentina, los tercerizados, las patotas sindicales, los sindicalistas empresarios, un Armando Cavalieri fumando un puro en clase primera rumbo a Miami, el camión versus el tren, la ruta versus las vías ferreas, la necesidad de un tren para todos…

Podremos seguir analizando la realidad política. Hoy Mariano Ferreyra no está, fue masacrado. Y nuestro dolor está ahí muy fuerte. Difícilmente lo olvidemos.

Solanas: “Vilma Ripoll es una gran dirigente”

Ripoll junto a Argumedo de Proyecto Sur
Pino Solanas: “Lo que suma no sobra. No estamos a la caza de dirigentes, pero Vilma es una gran dirigente y además en las últimas elecciones buena parte de la gente que votaba al MST nos terminó votando a nosotros”












Puedecolaborar confraternizando con generales y coroneles

LA MARINA SE RESISTE A DEPURARSE / JUNTO A BRASIL FABRICAREMOS UN REEMPLAZANTE DEL HERCULES / GARRE: “NO TENEMOS ESPIAS EN EL EXTERIOR
 Por Alberto Ferrari




Profesionales universitarios, geólogos, topógrafos, analistas de sistemas, matemáticos y metereólogos, integran el personal civil de la reconvertida Dirección General de Inteligencia del Ejército, que funciona en Remonta y Veterinaria, en el barrio de Las Cañitas, junto al Campo Argentino de Polo.
La ministra de Defensa, Nilda Garré, en un hecho sin precedentes, invitó hoy a un grupo de periodistas a recorrer las instalaciones donde funciona la inteligencia militar, con entrada por la calle Arevalo al 4000, una dirección que ha dejado de ser secreta, aunque no hay ninguna placa identificatoria, obviamente, y sí un mástil de Remonta.
Los periodistas confraternizaron con los generales y coroneles de la Dirección de Inteligencia y durante recorrida se exhibió al periodismo el equipamiento tecnológico que utiliza la unidad, además de realizar algunos ejemplos didácticos.
El general Cesar Milani, director general de Inteligencia de Ejército, definió a su unidad como "un subsistema moderno y eficiente, que debe estar preparado ante cualquier conflicto bélico" y que funciona con fines "específicos".
Al mismo tiempo, resaltó "la transformación cultural" de quienes trabajan en la inteligencia militar, que apunta en la actualidad al "rigor científico" y aporta información sobre medio ambiente, catástrofes naturales y apoyo sanitario.
La ministra Garre recordó que desde 2002 "está prohibido realizar inteligencia interna" y el general Milani coincidió que "estamos convencidos que debe ser así".
Garré resaltó que el Ejército fue "el primero en depurar sus servicios de inteligencia de personal civil que actuó durante la dictadura militar".
Pero, al mismo tiempo la ministra argentina reconoció que "la Armada tiene pendiente" esa depuración, mencionó que existe "resistencia" a cumplir la orden y estimó que alrededor de 80 agentes civiles que actuaron durante la dictadura, siguen vinculados con los servicios de la Marina.
Garré comentó que existe un banco de datos sobre los países limítrofes pero "constituido en 80 o 90 por ciento con información pública, de revistas o Internet".
"No hay espías como en las películas" trabajando desde la clandestinidad en otros países de la región, ironizó Garré.
Diferente es la información recolectada sobre las Islas Malvinas y los movimientos militares británicos en ese archipiélago, cuya soberanía reivindica Argentina, pues hay un componente "confidencial y reservado".
Durante la recorrida, Garré mencionó la construcción de un avión de inteligencia no tripulado encargado a una empresa de Córdoba –que no es la Fábrica Militar de Aviones- que tendrá un alcance de 15 a 20 kilómetros.
También confirmó que la empresa Embraer de Brasil y la Fábrica Militar de Aviones de Córdoba construirán el avión de transporte de tropas KC-390, que reemplazará al emblemático Hércules C-130
La exhibición ofrecida al periodismo comprendió el empleo de cartografía digital georreferenciada combinada con imágenes de video proporcionadas por el pequeño avión táctico “Carancho” y otro de mayor tamaño, el Lipán, que operaba en ese momento desde Campo de Mayo, ambos no tripulados.
También se ofreció al periodismo una exhibición de los radares Rasit, digitalizados por el INVAP y equipos de comunicaciones y vehículos destinados a la inteligencia de combate, entre otros elementos desplegados en el terreno de Remonta, al costado de la cancha auxiliar de polo.
En el carpón donde funcionó el centro de análisis de la información se simuló una situación de combate y en otro, el aporte que pueden brindar de los medios de inteligencia de uso dual (militar o civil), ante una imaginaria inundación en Tandil.

lunes, 25 de octubre de 2010

Sandra Russo: “No soy oficialista”

NO SOY LA ESCRIBIDORA OFICIAL DE CRISTINA / ME HICIERON UNA OPERETA MEDIÁTICA / QUIÉN ESTÁ PREPARADA PARA QUE TE SAQUEN COMO PRONTUARIADA / SE ESTÁN CAGANDO EN 30 AÑOS DE TRABAJO / SON MASTINES QUE SALEN A MATAR


“Hay como un salto al vacío de muchos “informadores”, como que han dado un viraje demasiado intenso y pronto o más tarde o alguna vez, van a intentar regresar hacia un espacio de eso que llamamos ser periodista. No hablo de los patrones, de Magnetto o Fontevechia, hablo de eso que alguna vez llamamos compañeros, al margen de cómo pensaran o cual fuera su ideología. Pero es como que no tienen regreso. Son como mastines que les sueltan la correa y salen a matar sin mirar a quien o ni siquiera el daño que puedan hacer con sus verdades fraguadas”.

“A mí me hicieron una opereta mediática –sobre todo Perfil- por una foto que encontraron el Facebook donde estoy en una foto con el presunto asesino de Mariano. No procesaron de donde provenía la foto -fue en la peña Puerto Rico. Y se supone que nadie cuelga en facebook algo que pueda perjudicarlo. Además mucha gente viene a sacarse una foto y una no le va a pedir el número de documento o qué piensa, ¿cierto? Pero la gente de Perfil sí tendrían que haber investigado – era lo mínimo y nada difícil- de donde provenía esa foto. Eso fue un acto salvaje, arman la película como si de ese señor yo fuera amiga”.

-¿Qué fue, sorpresa?

¿Quién está preparada para que te saquen como prontuariada en la tapa de un diario? Es lo que decía al principio, cuando se pierden ciertos límites morales, desconcierta. Son periodistas. Es un oficio que ejerzo desde hace 30 años y que respeto y más, es un sentimiento profundo que tengo por esta profesión. Entonces uno dice, me podrían haber llamado antes, o investigar, algo que tenga la seriedad que nuestro oficio requiere.

Además me ponen como la escribidora oficial de la vida de Cristina. Que el gobierno me está pagando para hacer una biografía de la Presidenta. Y no es cierto. Yo estoy contratada por una editorial multinacional –Sudamericana-, para escribir la vida de Cristina. Y me están perjudicando no sólo en prestigio, me están perjudicando en mi relación con la editorial –además de la guita. Y apuntan a colgarte el cartel de “oficialista”.

Y yo no lo soy. No soy oficialista. Escribo de acuerdo a mis convicciones políticas. O si estoy en televisión y participo en un programa, es desde ese espacio. Entonces con eso de oficialista, están tirando a la basura, se están cagando en 30 años de trabajo de una persona. Y si profundizamos, lo que encontramos es que no quieren debatir ideas, lo que buscan de manera desesperada, es la desautorización personal. Descalificarte no por lo que decís o propones desde el pensamiento, sino de una ceguera en la que buscan envolver a la sociedad toda: no hablar de ideas, no proponer, no nada.

Tampoco creo que el objetivo haya sido yo. Desde que asesinaron a Mariano, los medios y no sólo los medios, sino que de ahí se colgó una jauría de personajes políticos, estaban buscando responsabilizar al gobierno, ensuciarlo, ahí apuntan. Que una queda entre dos fuegos de una guerra mediática, es parte de esta etapa que estamos viviendo. Una guerra donde se está en juego eso que ya dije, la condición humana. No un gobierno ni una persona. Se están transgrediendo límites de honestidad o rigor profesional que hay que poner sobre la mesa. Hay que discutir. No hacer una opereta mediática cada día para ver como se jode al otro. Es inmoral.

-Sandra, en todo este lío ¿te llamó Milagro?

¡Que te parece! Milagro, Noro, Manuel –que fue quién me avisó de la foto en Perfil. Ya hace un año que tuve el encuentro con la Tupac y ahora soy como de la familia. A Milagro también le hicieron y le van a seguir haciendo operativos de estos que hablamos. Creo que debemos levantar el tono, creo que no debemos aceptar el desafío de responder a la calumnia con otra. En realidad, yo no podría. Y la gente que tengo a mi lado, los que son del palo, tampoco. Proponemos ideas, proponemos discusión abierta. No es fácil, los multimedios andan a la desesperada, barrenando el terreno apuntando siempre contra el gobierno, buscando imponer su visión de la realidad. Y ahora, sin disimulo, mienten.

-Con una foto…

Con eso les alcanza. Una foto. Y desde ahí dibujan la realidad, una realidad que siempre es en defensa de sus intereses económicos. Bueno. Creo que es todo. Y no olvides de poner que no soy la escribidora oficial de Cristina, que tengo mi modo de ver y sentir la vida y, desde ese lugar escribo. No estoy en venta. Un saludo tupaquero.

(De un diálogo con la Tupac Amaru)

¿Quiénes son los violentos?: Gelblung, Mirtha, Feinman y Susana

DOMINGO INOLVIDABLE / SOLICITADA FERROVIARIA A TODO CINISMO / LOS TERCERIZADOS Y LA SEGURIDAD JURIDICA / LA ALIANZA CON MOYANO ES CERTEZA DEL RUMBO / DEGRADACIÓN PERIODISTICA

Polémica

Por Pablo Caruso

Como era de esperar ante un hecho político como el asesinato de Barracas, el abanico de voces y opiniones se cerró ayer domingo, día de editoriales, de declaración de principios de actores y sectores.  No hubo grandes sorpresas, ni esta nota tiene intenciones de generarlas. Más bien, resulta interesante lo lineal y previsible, porque si todos continúan respetando su propia coherencia, en el final del camino (que sería también un principio) está la real posibilidad de la profundización del cambio que estamos sabiendo conseguir, y que el gobierno nacional aceptó materializar y hacer posible desde su función.

Hablábamos entonces sobre la coherencia del domingo.

Los asesinos ratificaron su cinismo a pura solicitada. Me preguntaba mientras la leía asqueado si no debiera de haber una ética de la solicitada, algo que no impida la voz, claro, pero que al menos permita reparos a la hora de mezclar crimen, mercado y derecho a la comunicación.
En el corazón del comunicado todavía anida la sensación de impunidad que tienen los tipos; la misma que les permitió no reprimir las ganas de matar. La morbosidad esgrimida en el proceso de defensa debiera ser tenida en cuenta a la hora de las condenas, una vez demostrada la culpabilidad en el justo proceso.

La oposición también publicó lo que nos acostumbra mostrar, sin reparos, tirada al sol del oportunismo como lagartos despechados. Los partícipes necesarios de la entrega del derecho laboral se suben una vez más a la muerte para avanzar casillas en su juego infame político, sin importar contradicciones flagrantes respecto de su propio hacer. Contradicción vuelta coherencia, lindo laberinto para ciencia política. Otro ingrediente del sadismo con que intentan frenar nuestro alejamiento de la semántica del sálvese quien pueda, jódase el que no. Los pobres tercerizados de hoy son los que horas antes del asesinato ponían en riesgo la seguridad jurídica que les piden preservar, y como si fuera poca la vergüenza, arremeten campaña sin ocultamientos. “Si yo fuera presidente, la extorsión de Moyano no dura ni tres minutos”, lanzó Mauricio Macri al viento de la vergüenza ajena. Complete usted la línea punteada.

El gobierno parece haber recuperado la ubicación después de una primera respuesta que Mario Wainfeld, con gran estilo, llamó “en espejo”: Frente a la linealidad de la oposición, que quiere instalar que Pedraza es Moyano y Moyano es Kirchner, el oficialismo se aferró a la ya caduca fórmula de que todo lo que critica la oposición es bueno. Más que respuestas a lo Aníbal, lo que se espera es cumplir con la responsabilidad asumida: encontrar responsables materiales e intelectuales del asesinato político de, hasta ahora, Mariano Ferreyra. Elsa Rodríguez sigue dando pelea.
El gobierno no debe subestimar a su electorado, que es capaz de comprender que la alianza con Moyano es garantía del rumbo. Pero no por eso se debe apañar a sus amigos criminales, que cobijados bajo el modelo de unicato legitiman a gremialistas luchadores con traidores de la clase trabajadora. Aquí también hay una coherencia en juego. Al gobierno y a nosotros nos da la cabeza para entender las responsabilidades.

El capítulo final es para los medios. Qué obvio nos resulta a nosotros por tratarse de nuestra profesión, pero qué necesario es todavía ser bien explícitos sobre el tema. Decía hoy Víctor Hugo que se ha tocado fondo en la degradación del trabajo periodístico. Creo que lo hemos sentido en cada botón de muestra del servilismo empresarial que muestran tantos muñecos de torta puestos como voceros del negocio de los patrones. Una cara construida para fingir cierto estado de ánimo; un zócalo para anclar ideológicamente un hecho; una mesa de análisis como puesta en escena para la performance del poder. Pedían palos a los piqueteros, basureaban a la juventud militante, colaboraban para la legitimidad de la violencia que le de su merecido a tanto cortacalle que interrumpe el libre mercado del tránsito. Y cosechan lo que siembran con veneno de glifosato. Y como no daba para festejar, porque la clase acomodada es fachista pero no boluda y sabe que en público no puede lo que en el baño en suite, se acomodaron en el ataque general a la clase trabajadora organizada, que reclama participación en las ganancias que genera y le es expropiada.

La pregunta por dónde comienza la violencia, nunca tuvo tanta vigencia. Feinman, Mirtha, Susana, Morales Solá, Grondona, Gelblung, y siguen las firmas, son tipos violentos, generan violencia, la piden a gritos, y después salen a recaudar de pacifistas institucionales en el circo de la obscenidad.

Saludamos desde aquí la coherencia de cada uno de ellos. También la nuestra y la de ustedes. Si todo sigue como va, la discusión de fondo por la profundización del cambio debería ser cuestión de tiempo. Veamos qué se dice el próximo domingo; que nadie saque el plato de sus pies.

domingo, 24 de octubre de 2010

Brasil no acata al CIADI y está lleno de inversiones

PIDEN ROMPER CON ORGANISMO DEL BANCO MUNDIAL / ¿CONVIENE RETIRARSE?

Foto de José Broide. http://www.graspingreality.com
 

Por Alberto Ferrari

Organizaciones sociales y sindicales de América Latina lanzaron una campaña continental para que los países renuncien a la imposición de acudir al tribunal del Banco Mundial para diferendos de inversiones (CIADI) y recuperen su soberanía jurídica en caso de conflictos con empresas privadas.

Las organizaciones reclamaron que los países latinoamericanos también renuncien a los tratados de protección de inversiones que firmaron la mayoría de los gobiernos latinoamericanos a partir de la década del 90. El último, fue el acuerdo firmado con Estados Unidos por el gobierno uruguayo de Tabaré Vázquez.

El Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) con sede en Washington y dependiente del Banco Mundial, pasó desapercibido durante la década de Carlos Menem, cuyo gobierno adhirió al arbitraje del organismo en caso de conflictos con empresas multinacionales.

Pero, esa sigla casi desconocida se convirtió en otra de las pesadillas de los argentinos a partir de 2002 cuando las empresas concesionarias presentaron demandas contra el Estado argentino, por sentirse perjudicadas en el nuevo contexto económico de tarifas en pesos en vez de dólares.

La campaña contra el CIADI es impulsada por alrededor de 50 organizaciones explicó la argentina Luciana Ghiotto de ATTAC y la iniciativa surgió durante el Foro Social de Asunción, en agosto pasado. El lanzamiento en Argentina se realizó en el Congreso Nacional, poco antes de que comenzara la marcha de repudio al crimen de Mariano Ferreyra.

Entre las organizaciones figuran además la central sindical CTA de Argentina, la Red Brasileña de integración de los Pueblos(Rebrip), la Universidad Autónoma de México, Latindad de Perú, el Center of Concern para el grupo de Finanzas y Comercio de Estados Unidos y La Alianza Social Continental de Costa Rica.

Romualdo Torres de Latindad de Perú advirtió que en su país hubo amenazas de acudir al CIADI por parte de empresas que se sienten ”perjudicadas en sus inversiones” debido a los reclamos de las comunidades indígenas y rurales que no aceptan la explotación de hidrocarburos en sus territorios.

"El Congreso de Brasil nunca ratificó la imposición de acudir al Ciadi y sin embargo ese país no tiene problemas de inversiones, al contrario, dicen que abundan", compararon los dirigentes sociales.

Graciela Rodríguez delegada de Rebrip de Brasil recordó que "desde América Latina hay una transferencia permanente de utilidades" por parte de las multinacionales y que los acuerdos de inversiones conspiran contra los derechos ambientales."

Entre las propuestas, los dirigentes sugirieron la creación de la Red Parlamentaria Latinoamericana contra el CIADI. También propusieron la creación de un tribunal de la deuda externa, un nuevo código financiero regional y la unidad monetaria latinoamericana.

Desafíos de la militancia kirchnerista: menos conformismo, más participación

Debates

Por Ariel Goldstein

El gran desafío de la militancia kirchnerista es reconocer las complejidades de la hora política actual. Esto significa que, al mismo tiempo que se valoran los logros y las posibilidades abiertas hasta la fecha por este gobierno, se pretenda ampliar en forma sistemática el horizonte de lo posible, que es justamente lo que las reformas del kirchnerismo han abierto.

Una militancia que se conforme con un apoyo que exija meramente la reproducción del actual esquema político es una militancia conformista, no adecuada al papel que le corresponde en el proceso de transformación que se lleva a cabo en la Argentina. La regeneración política y la renovación interna del kirchnerismo de cara a los complejos dilemas que presenta este tiempo argentino debe provenir de segmentos juveniles que sepan condensar en forma superadora el complejo posicionamiento del apoyo y la crítica. La renovación político-cultural del proceso democrático popular solo puede conformarse a partir de la producción y la exigencia de lo nuevo, y no simplemente con la imitación y reproducción de las posibilidades y los límites de quienes conducen este proceso en las altas esferas, allí imprescindibles, pero que deben verse acompañados por el surgimiento de nuevas prácticas, de nuevas lógicas que guarden su coherencia dentro del proceso general pero que también lo dinamicen y lo obliguen a reinventarse a si mismo.

Sobre esto, el gobierno debe comprender que la creación política es obra de la coexistencia de lógicas diversas, que pueden convivir en tensión, pero que no debe pretender absorber a todas ellas en una sola que las devore, sino permitir esa diversidad y enriquecimiento mutuo.

La sociedad debe despertarse y producir la renovación, pero el gobierno no debe tenerle miedo a las consecuencias que esa renovación pueda producir, debe incentivar la participación popular, que como sabemos, es hoy y más que nunca la forma que tienen los procesos de nuestra región de llenar de contenido el ejercicio de la democracia.

sábado, 23 de octubre de 2010

El asesinato de Mariano Ferreyra: Cristina culpable

Jorge Fernández Díaz, autor de Mamá y de La Hermandad del Honor, entre otros textos recomendables, fija su postura política sobre el reciente asesinato del militante del PO y de la misma manera que determinados medios y periodistas le carga la romana del crimen al gobierno nacional.



Perspectiva

Instrucciones para armar un polvorín

Jorge Fernández Díaz

LA NACION

1) Pronuncie discursos violentos contra distintos actores sociales. Muestre que la retórica del enfrentamiento constante es necesaria y patriótica. Convierta, todo el tiempo, a los simples adversarios en imperdonables enemigos.

2) Aliente la toma de colegios y puentes, salude las presiones sindicales, celebre las ocurrencias piqueteras. Haga la vista gorda o directamente festeje irregularidades callejeras, como el copamiento de una comisaría, boicots y bloqueos contra empresas o cortes permanentes de rutas.
3) Ocúpese de exaltar a los jóvenes revolucionarios de los 70. Borre los salvajismos humanos, políticos y militares que perpetraron y conviértalos en héroes. Proteja a terroristas extranjeros acusados de asesinar, en democracia, a políticos de su país. Asóciese con un sector de las Madres de Plaza de Mayo que reivindica expresamente la lucha armada, el atentado del 11 de Septiembre y a ETA.
4) Monte un dispositivo mediático que burle, desacredite e injurie a las personas que se atrevan a criticar a su gobierno. Caliente la pava. Y use la AFIP y la SIDE para perseguir disidentes.
5) Convierta al ortodoxo líder de la CGT en un Frankenstein todopoderoso que cultive la cultura de la prepotencia y el apriete. Deje que amenace, en nombre de la patria sindical, con hacerle la vida imposible a cualquier eventual alternancia política de la democracia.
6) Promueva, como lo sugieren los teóricos populistas, una política transversal de la división y fogonee el odio de unos contra otros.
7) Practique la alta inflación, que trae miseria, produce nervios y aviva la puja gremial hasta niveles supremos.
Si usted cumple con estos siete puntos despreocúpese: su país será un polvorín. Lo único que debe hacer ahora es echarles la culpa a otros y gobernar sobre las cenizas.

La película sobre el Che, una buena noticia

Por Rubén Furman


La película de Tristán Bauer sobre el Che entró en su tercera semana

de exhibición en el circuito comercial. Se trata de una buena noticia

porque sus 16 copias se están exhibiendo en otras tantas salas de

Capital, La Plata, Rosario, Córdoba y Mendoza, donde ya la vieron unas

14 mil personas. Es una cifra pequeñita, claro, si le compara con las

650 mil que tuvo Shrek 4, o los 190 mil de la última comedia de Suar.

Pero con el atenuante de que es un documental de esos que sólo se

pasan en el circuito público o en festivales, nos ayuda también a

saber en dónde estamos parados.



Guevara es el último santo de esa religión laica que fue el sueño

igualitario en el siglo XX, al que algunos historiadores académicos ya

llaman el “siglo del comunismo”. En su viaje continuo, recorrió un

tramo de esa historia a paso vivo. Los viejos noticieros lo muestran

en este film en la Sierra Maestra entrevistado por el argentino

Masetti y solo diez años más tarde tumbado y con los ojos

entreabiertos, en el piletón del hospital de Vallegrande. En el

interín se retrató con lideres independistas como Ben Bella y Nehru,

patriotas como Ho-Chi-Minh y Nasser, con héroes antifascistas como

Tito, y jefes de estados del socialismo real (hoy casi en extinción)

como Jrushov y Mao. Ocupó el estrado de las Naciones Unidas para

anunciar con la más emotiva oratoria que “la historia tendrá que

contar con los pobres de América, con sus desposeídos” que “han dicho

basta y echado a andar”. Los pibes que ven la película asisten a una

(larguísima) clase magistral sobre cómo fue el mundo en el que

vivieron sus padres y abuelos, mientras éstos activan su evocación.



Pero ninguna de estas crónicas escritas en esas libretas de apuntes

que el Che llenó una tras otra, con letra clara y pareja, tienen la

fuerza educativa de su despedida familiar. Guevara se estaba subiendo

al camino que desembocaba en Bolivia, de cuyo punto final se

cumplieron en estos días 42 años. A sus hijos les encomienda que

sientan a las injusticias del mundo como propias, que sean buenos

revolucionarios. Y a su mujer le recita poemas de amor. El director

confiesa que esta escena es la más impactante de su documental porque

esa voz íntima que brota del grabador de cinta abierta “moviliza hasta

el último de los sentidos”.



Es cierto. Extraña oír al guerrillero de la mano gloriosa y fuerte

replegado como hombre común en sus sentimientos más privados. Conmueve

el tono dramático con que “dice”. Confunde esa voz serena que entona

cada idea y cada punto. Acaso recite sin leer, de memoria, el

“Farewell” de Neruda, un poema bello por donde se lo mire. “Fui tuyo,

fuiste mía, qué más?/ Juntos hicimos un recodo en la ruta donde el

amor pasó/Fui tuyo, fuiste mía, tú serás del que te ame/del que corte

en tu huerto lo que he sembrado yo”.



El hombre nuevo que pretendía Guevara debía construirse con altísimas

dosis de desprendimiento personal. Su ejemplaridad iluminó a una

generación y aun hoy no se extingue, aunque convoque muchos menos

espectadores que un simpático muñeco verde.-


viernes, 22 de octubre de 2010

Feinman, Doman y Ramal: como chanchos

EL PODER OFICIAL LEGITIMA A LOS MATONES / LA CGT NI SIQUIERA CON UNA ADHESIÓN / MIRTHA CON EL PO Y EL MST


Por Pablo Caruso

¿Qué tendría que ocurrir para que la tan mencionada intención de que la muerte de Mariano Ferreyra sirva de algo, cobre coherencia antes que un grado de absurdo irreparable? Tal vez entrando por las respuestas y declaraciones de las horas posteriores podamos llegar a comprender el vacío. Son las acciones de los actores y sectores involucrados, políticos todos ellos, agrupados los sub grupos, sindicatos, dirigentes, funcionarios, prensa.

Es significativa la mesa de Mirtha con dirigentes del PO y el MST. Y por vía doble: la que invita puede acusar senilidad, y una consiguiente pérdida de contacto con la realidad y las buenas costumbres. Los que aceptan no tienen otra excusa que la falta de orgullo personal y militante. Se prestan al juego perverso de la clase social que los detesta para ganar minutos de cámara que no logran construir desde la estrategia política. En el medio un muerto, ¿no? Ni hablar de los mugrosos de Feinman y Doman, que a la noche parecían amigos de toda la vida de Ramal, a cuyo hijo basurearon hasta el cansancio cuando la toma de colegios de la ciudad. A los miserables no se les puede pedir otra cosa que cinismo. A los representantes de la lucha militante, al menos dignidad. En el barrio les dirían: “Si querés, andá, pero hacelo valer, dejalo pidiendo la tanda como boxeador grogui las cuerdas. Pero nunca un ´gracias a ustedes por la invitación´”.

Los movimientos sociales dieron la mejor respuesta. Más de 60 mil obreros y estudiantes pusieron el cuerpo organizado en la calle, con la conmoción colectiva de que uno de ellos fue asesinado; con la conmoción individual de que pudo haber tocado a cualquiera. Muchos pudieron aliviar la angustia sólo después de encontrarse en la movilización, con los otros, con ellos mismos. Alzando las banderas, una vez más.

El sindicalismo tradicional evade responsabilidad. Dice Moyano que hay que cambiar el modelo sindical, generalidad que cae de obviedad con el peso muerto de un cuerpo todavía hirviendo. Y que hay que combatir el modelo de las tercerizadas. Elude el matonaje, y los señalamientos de que los popes gremiales son dueños de las empresas en cuestión. No hubo presencia de la CGT en la marcha de ayer. Ni una adhesión al menos, lo que hubiera sido todo un gesto.

Pero al mismo tiempo es difícil el equilibrio de crítica cuando todo un sector político entreguista, permisivo no hace mucho tiempo atrás con la flexibilización laboral, madre de la tercerización entre otros ardides, aprovecha la sangre para pegarle sin miramientos al movimiento obrero organizado, que va ganando protagonismos en la lucha por la distribución de la riqueza, y notables ventajas políticas frente a un empresariado sin argumentos en su angurrienta defensa de privilegios y riquezas. Es una alquimia urgente y necesaria la virtud de visibilizar las mafias organizadas del sindicalismo amarillo, sin hacerle el juego a la derecha gorda, que oficia de operadora política de un establishment nervioso y sin herramientas para la disputa que viene.

La presidenta Cristina Fernández, en representación del Estado, tuvo respuestas complejas. Dos sobresalen: “Pedían un muerto que no les dio la política, y aparecen las bandas”. Y la otra: “Prefiero el costo político de no reprimir antes que lamentar un muerto argentino”.

Respecto de la primera, la de las bandas y los muertos, hay un dato concreto en el reclutamiento de profesionales del matonaje por parte de un sector sindical que, por lo menos, es legitimado desde el poder oficial. No decimos que lo incita ni lo desea, como muchos que le adjudican al estilo discursivo hostil la violencia y la crispación del momento. Pero sí sabe que existen, sabe cómo trabajan, y saben quiénes son. Y al permitir la existencia, legitiman y avalan. Imposible desconocerlo, tan imposible como no aceptar responsabilidad.

La otra sentencia, la de la reivindicación de la no represión, no se termina de comprender. Si algo pudo haber evitado la muerte de Ferreira es la presencia preventiva de la fuerza de seguridad. Nadie con capacidad de trabajos de inteligencia podía ignorar la posibilidad de un enfrentamiento como el que ocurrió, y de hecho la policía trabajó en el lugar minutos y varios metros antes. Y de golpe desapareció, dejó de contener, posibilitó. Aquí no entra en discusión la acción represiva, que nadie quiere y todos saludamos por su inexistencia. Pero por omisión en su tarea de prevención, en este caso las fuerzas policiales mataron. Falta investigar, y la justicia otorgará responsabilidades.

El asesinato de Mariano Ferreyra es cuestión de estado, y como tal, necesita gestos y respuestas contundentes. Todos reconocen la necesidad de una autoría intelectual. O bien la sensación de impunidad permitió el “exceso” criminal, o alguien dijo “andá y tirá a matar”. Directa o indirectamente hay responsabilidad política.

De una solución de responsabilidades concretas y fuertes, nombres y apellidos de peso, pende como un hilo el costo político que deberá pagar el gobierno. También se juega la posibilidad de perseguir la fisura, operar la contradicción, militar la coherencia y profundizar un modelo de justicia social y redistribución de la dignidad.

Medios: el negocio de bardear a los sindicatos.

Puedecolaborar presenta este extracto del libro “¿Quién mató a Rosendo?”, de Rodolfo Walsh, sobre el llamado tiroteo de La Real de Avellaneda, en mayo de 1966. Al margen de similitudes y diferencias con la actualidad nos ayuda a pensar la utilización que hacen los medios sobre un asesinato en el ámbito sindical.


Sindicalista Agustín Tosco
Por Rodolfo Walsh

La publicación de mis notas en “CGT” mereció algunas objeciones, en particular de ciertos intelectuales vinculados al peronismo. Existía según ellos el peligro de que la denuncia contra un sector sindical fuese instrumentada por la propaganda del régimen contra todo el movimiento obrero. Se mencionaban precedentes: cinco días después del episodio de Avellaneda, La Prensa había publicado un editorial titulado “Entre Ellos”, que exhalaba ese odio inconfundible, a veces cómico, que profesa contra la clase trabajadora en general. Toda una cadena de editoriales posteriores, entre los que pueden señalarse los del 17 de mayo de 1967 y 20 de marzo de 1968, reflejaron la inquietud del diario ante el estancamiento del proceso judicial y su aparente deseo de que, se llegara a esclarecer la verdad y sancionar a los culpables. Me encontraba pues en peligro de coincidir con La Prensa, cosa grave.

Supongo que los hechos ulteriores habrán disipado ese temor. Bastó que esta investigación efectivamente aclarara lo sucedido para que la avidez de justicia de La Prensa se aplacara y el editorialista se dedicase a la lucha contra la garrapata y la vinchuca, o a graves reflexiones sobre “Doce hombres para colocar un foco”, cuando alcanzan trescientos tontos para escribir un diario.

(Walsh, Rodolfo. ¿Quién mató a Rosendo? Nota preliminar. Buenos Aires: Ediciones de la Flor. 1984)

Alfredo De Angeli: “Debemos dejar de ser habitantes para ser ciudadanos”

¿Por qué todos conocemos a Axel Blumberg y casi nadie a Diego Duarte?

Por Franco Spinetta

En la madrugada del 15 de marzo de 2004, dos días antes de que Axel Blumberg fuera secuestrado y asesinado, Diego Duarte, con tan sólo 15 años, fue aplastado por una montaña de basura en el relleno sanitario del CEAMSE ubicado en José León Suárez, adonde van a parar las 5 mil toneladas que los porteños desechan por día. Diego había convencido a su hermano Federico de ir al basural a buscar metales o cualquier cosa que les sirviera para comprar zapatillas: empezaban el colegio y sólo había un par para los dos. En la “quemita” (nombre con el que llaman a una montaña de 60 metros de residuos), Diego trataba de esconderse de la vigilancia policial que todas las noches custodia la exclusiva basura porteña, cuando una de las topadoras manejada por Diego Gómez lanzó unos cuantos kilos de residuos sobre su cuerpo. “Che, tapamos a un ciruja”, se reía el maquinista junto a sus compañeros de trabajo, frente a la desesperación de Federico que no encontraba rastros de su hermano. El cuerpo de Diego Duarte sigue hoy sin aparecer y el crimen continúa impune. La historia dirá por qué el apellido Blumberg nos suena tan familiar, mientras Duarte engrosa la lista de desaparecidos anónimos en nuestro país.

jueves, 21 de octubre de 2010

“Un zurdito menos”

Por Gerardo Yomal


La mujer conversaba con el colectivero del 29. Yo escuchaba de lejos pero lo central tenía que ver con el tránsito y temas sindicales. Y ahí aparece el Eduardo Feinman en boca de la señorita: “hay que colgarlos a todos, pones un paredón en la Plaza de Mayo y vas a ver cómo esto se arregla…”

Algo parecido o en la misma línea dijo el asesino o sus acompañantes cuando mataron a Mariano Ferreyra: “un zurdito menos”. El fotógrafo de Clarín Gerardo Dell’Oro estaba trabajando en el lugar de los hechos cuando la escuchó con total claridad. Para que no quedaran dudas también se escuchó “piqueteros mugrientos”.

Nuestra historia se repite, zigzaguea, sube, baja y se vuelve a repetir. Es como si estuvieramos en la década del 70 Montoneros, ERP, izquierdas varias denunciando a la burocracia sindical. Y López Rega, Isabel, Lorenzo Miguel, etc. preparando la TRIPLE A para hacer tronar el escarmiento contra “los bolches” infiltrados.

Volvimos atrás más de treinta años en un minuto. Parte de la dirigencia sindical actual tiene los mismos tics de décadas anteriores.

Sin embargo los procesos históricos de América Latina de estos años generaron cambios y diferentes posicionamientos, con varios matices incluidos.

Si hasta hace poco nomás se hablaba de la necesidad de acordar y construir una agenda común entre los dos Hugos, Moyano y Yasky.

Claro que lo que representa Pedraza no va más: por acción u omisión queda de alguna manera pegado al asesinato de Mariano.

Lo que pasó estimo que cada vez se ve más claro. Y habría elementos de sobra para lograr detener al asesino.

Jorge Lanata dijo que “estaba harto de la dictadura”.

Lamentablemente ésta aparece cada tanto dando sus coletazos, en plena democracia y no nos deja respiro: Julio López, Luciano Arruga, entre otros, y ahora con Mariano Ferreyra.

Con un gran dolor en el alma.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Eduardo Duhalde: “En la época que Perón vivía, la Triple A era un movimiento político como puede ser el Movimiento Evita.”

Duhalde, Barrionuevo y De Narváez

 
Fuente: Perfil, 26 de abril de 2007

Luis D´Elía : “Repudiamos a las bandas armadas de la burocracia sindical”

La Federacion de Tierra y Vivienda expresa su más profundo pesar por el asesinato del militante de la FUBA y del Partido Obrero, Mariano Ferreyra, y se suma a la exigencia de juicio y castigo a los culpables de tal luctuoso crimen.

Repudiamos el accionar de estas bandas armadas de la burocracia sindical asociada a las peores prácticas de la política en la Argentina y una vez más abogamos para que los trabajadores argentinos puedan gozar de libertad y democracia sindical.

Con el deseo de un pronto reestablecimiento de los heridos, nuestras condolencias a los dirigentes de la FUBA y del Partido Obrero y nuestro compromiso solidario con este sector de la clase obrera argentina agredida salvajemente.

Fraternalmente Luis Delia presidente de la Federacion de Tierra y Vivienda.

“Y ahora, ¿qué dirán los progres K?”

Julio Fernández, habitual colaborador de este sitio periodístico, nos envía una líneas sobre el reciente voto de Proyecto de Sur en el dictamen sobre producción de papel. Y además un comunicado con la firma de Humberto Tumini. En el día de hoy el diario Clarín publica una nota con el título El día que Pino quedó pegado al Gobierno.

 Papel Prensa: EL DICTAMEN TAMBIÉN FUE FIRMADO POR EL KIRCHNERISMO.

¿AHORA, QUE DIRÁN LOS PROGRES K QUE SE HAN VENIDO DESGAÑITANDO POR VINCULAR A PROYECTO SUR CON "LA GRAN PRENSA" Y "EL GRUPO A"?

SERÍA BUENO QUE DE UNA VEZ POR TODAS DEJEN DE HACER "EL TRABAJO SUCIO" DEL PJ Y RESPALDEN LA LUCHA CONTRA TODO MONOPOLIO Y, TAMBIÉN, EL 82% A LOS JUBILADOS. J.F.

 COMUNICADO DE PRENSA

PAPEL DE DIARIO, TELEFONIA, MEDIOS, PRECIOS, ESTAMOS EN CONTRA DE TODOS LOS MONOPOLIOS

  El proyecto para la regulación de la producción y comercialización de papel para diarios, aprobado en comisión ayer en la Cámara de Diputados, presentado por Cecilia Merchán en nombre del interbloque de Proyecto Sur, expresa nuestra clara oposición al control de los monopolios privados de distintos aspectos de la vida del país.
  Así como estamos en desacuerdo que dos empresas periodísticas controlen el principal insumo de los diarios de la Argentina, también lo estamos con que los monopolios controlen la formación de los principales precios de insumos y productos de consumo masivo bajo la permisiva actitud del gobierno y de su secretario de comercio Guillermo Moreno, que posa de malo para la galería mientras acuerda por debajo con los grandes empresarios.
  Así es como estamos en desacuerdo con que -con el aval del gobierno también- Telefónica de España se haya hecho del control monopólico de las telecomunicaciones. Y de la misma manera que apoyamos la ley de radiodifusión en su momento, criticamos profundamente que hoy sea desvirtuada por el gobierno kirchnerista tanto en la permanente compra de medios -por vía de empresarios amigos- con el objetivo de constituir un nuevo monopolio informativo, como en el manejo que hacen de los medios públicos, donde la pluralidad de voces es como un perro verde: no existe.
  Mas democracia a la democracia, eso necesita la Argentina. Pero en serio, no con interesado doble discurso.

HUMBERTO TUMINI-MOVIMIENTO LIBRES DEL SUR