viernes, 30 de abril de 2010

Martinez de Hoz: “Carter estaba infiltrado por los marxistas”

…Pero, al margen de estas circunstancias marginales y tan módicas, mi desarrollo en The Associated Press me permitió tanto en Nueva York como en Washinton la posibilidad de vérmelas con Jorge Videla, José Martínez de Hoz y Ramón Díaz Bessone (un general del Ejército de ideología claramente fascista que viajaba a los Estados Unidos y proponía soluciones delirantes con esquemas grandilocuentes).

Allí, en uno de los tantos cónclaves del Council of the Americas y durante un clásico coffee-break, Martínez de Hoz me confesó que en el gobierno del presidente Jimmy Carter había infiltración marxista. Estábamos de pie en el lobby del Regis Hotel. Lo miré y le dije: “¿En serio? ¿Están infiltrados los comunistas en la Casa Blanca?” “Sí –replicó el ministro, que miraba mi tarjeta identificatoria colgada de la solapa–, pero no es para publicar, ¿eh?” “Claro, por supuesto –le dije–, off the record… ¡Cuénteme!” Martínez de de Hoz miró a los costados y me dijo: “El secretario del Tesoro, Michael Blumenthal, es marxista…”

(Del libro “Lista negra. La vuelta de los ´70” de Pepe Eliaschev. Editorial Sudamericana)

¡Quiero la ley de medios ya!

Por Tato Contissa

No quiero ser intocable como un tribuno romano, por mí no se molesten.

No me tengan en sus cuentas a la hora de otorgarse ciudadanías privilegiadas, no me hacen falta. Soy periodista, y durante este gobierno he obtenido la despenalización en las cuestiones tipificadas como delitos a través de la prensa en el Código Penal, una amenaza que le permitía a los poderosos castigar a los periodistas que osaban mostrar sus impudicias, y a los dueños de los medios encontrar razonables causas para ejercer censura.

De manera que yo con eso tengo suficiente, no me hace falta nada más que liberen de una vez por todas a la Ley presa de servicios de comunicación audiovisual de la democracia. Por eso sí moléstense. Eso sí lo quiero ya.

No es un querer caprichoso, sino un querer de derecho. De un derecho fundado en instituciones que no pueden ser sometidas a tutelajes especiales de ninguna naturaleza, ni a salvaguardas sospechosas por provenir de la concentración económica y de la desigualdad como sistema.

Eso lo quiero ya porque es mío en tanto es de mi pueblo, del pueblo en el que soy.

De manera que, no se tomen molestias que no les pido, ya que toleraría sin queja estar en carteles (por injustos que crea fueran contra mi persona) a cambio de no integrar más listas negras confeccionadas por oscuros dictadores en complacencia de los dueños de los discursos hegemónicos.

Hagan el favor de dejar de gritar sus delirios persecutorios porque tanta bulla no alcanzará para acallar a los que hace 25 años venimos bregando para poder también, hacer escuchar nuestras voces.

Por qué reivindico a Milagro Salas


Por Lola Berthet*
(Exclusivo para puedecolaborar)

La organización barrial Tupac Amaru se conformó dentro de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), en San Salvador de Jujuy, por una recomendación del congreso de la CTA nacional, realizado en octubre de 1999.
Con la conducción de Milagro Salas, la organización fue creciendo primero en los distintos barrios de la capital de la provincia de Jujuy y luego en las localidades del interior, como El Carmen, Palpalá, La Esperanza, Calilehua, Humahuaca, San pedro y La Quiaca.
El eje principal de su lucha ha sido el trabajo, reinvindicado al mismo tiempo en sus diversas formas como por ejemplo el trabajo autogestivo desarrollado por las cooperativas que actualmente poseen más de 4.500 puestos de trabajo.
La lucha por la construcción de las viviendas originó la movilización por la apertura de otras fuentes de trabajo.
Ya se han construido 3.500 casas, cordones, cunetas, defensas en los ríos y la canalización del arroyo Las Martas, 8 polideportivos con piletas de natación y quinchos, la fábrica textil, fábrica de bloques y adoquines, el taller metalúrgico y el CIC (Centro de Integración Comunitaria), con consultorios médicos, laboratorio y ambulancias.
Así como también, la construcción de la escuela secundaria Germán Abdala, la escuela primaria Bartolina Sisa, el centro de rehabilitación para discapacitados, la sede de la organización y el jardín maternal.
La organización barrial Tupac Amaru en la provincia de Jujuy, que en el último año se está ampliando a otras provincias como Mendoza, Salta, La Rioja, Chaco, Catamarca, Buenos Aires, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, es el ejemplo del trabajo comunitario y la lucha por la dignidad.
Las paredes del barrio de Alto Comedero nos hablan de esta organización que crece cada día y va por más.

Cuando tuve el honor de ser invitada por Milagro Salas y la Tupac a Jujuy, pude confirmar todos los datos que se leen arriba, que solo eran datos, pero como digo siempre, cada vez que tengo que hablar de mi experiencia de lo que viví en Jujuy, no me alcanzan las palabras.
Viví dignidad, trabajo, cultura, esfuerzo, valores, voluntad, organización, amor, mucho amor. Y lo más importante es que estaba en mi país, que no me tuve que ir a ningún otro país para saber que cuando el pueblo se organiza, el pueblo puede y el pueblo gana.
Milagro no es una más, es para mi forma de ver las cosas, una elegida y ella al saberlo, lleva adelante de una manera terrenal y visceral maravillosa este proyecto. Porque lo más importante de Milagro es que ella es parte del pueblo y verla como se maneja, es volver a la esencia, a la tierra y a lo más primitivo que tiene el ser humano: la lucha.


“cuando existe la voluntad existen mil recursos.

cuando no existe la voluntad existen mil excusas”.




*Trabajó en Los Roldan, Lalola, Botineras, Son amores, entre otras series televisivas. En cine en Toda la gente sola, Un día de suerte, Perro amarillo, etc. Y en varias obras de teatro: Mujeres de carne podrida, Marchita como el día, Pornografía emocional…

jueves, 29 de abril de 2010

Florencia Peña: “Mirtha decreta”


El año pasado todo el elenco de Botineras almorzó con Mirtha Legrand. Todos, menos Florencia Peña.

"Mirtha no me invita más", aseguró la actriz en una entrevista en el programa El Tren, en Radio Cooperativa. Para ella, la mala onda de la “Chiqui” nació cuando salió a opinar sobre temas de “seguridad” y a defender al Gobierno.

No olvidarse que se vino el “zurdaje”.

"Yo estuve en su programa muchas veces y no tendría problemas en sentarme nuevamente, aunque pensamos distinto, pero Mirtha tiene una manera de ser que es muy difícil. Ella decreta y cuando uno decreta es muy difícil el diálogo", sostuvo Florencia Peña.

¡Basta con los afiches! Los terminan victimizando.


Por Ana Tula (oyente y lectora enojada)

Muchachos:

¡¡¡POR FAVOOOOORRR !!!

Ni el "otro periodismo" (“independiente” y “puro”) ni ustedes (y los diferencio MUY bien) se han ocupado tanto, tanto, pero tanto, hablo en espacio televisivo, de radio, centimetraje del caso de los "AFICHES" como el caso de las mujeres secuestradas o el caso Suppo.

¡¡¡ BASTA...BASTAAAAAAAAAAAA...!!! AL FINAL una vez más el grupo Clarín logró lo que buscaba: VICTIMIZARSE.

¡Dejemosnos de joder !!... además ¿en qué momento del afiche que puso Clarín (eso es más que obvio), se los AMENAZA ???? ¿Alguien me lo puede explicar...?

Además; y soy reiterativa con esto, lo sé, pero acá sí puedo decir la famosa frase "nadie lo dice", porque no sé si observaron que en la primera marcha por la ley (cuando se presentó el proyecto al Congreso) muchísimos jóvenes de la JP, la Cámpora, Descamisados, a medida que marchaban pegaban afiches, (en contra del monopolio, obvio, y lo nombraban, los afiches estaban firmados )... ¿Cuándo el peronismo TUVO PROBLEMAS en firmar afiches ???? y menos el kichnerismo que ha nombrado el monopolio en DISCURSOS PRESIDENCIALES !!!!!

Bueno…: vuelvo a los afiches, cuando se hizo todo ese despliegue inmenso de pegar afiches en la primera marcha grande por la ley de Medios, si alguien fue a esa marcha habrá notado (sobre todo los que íbamos desde la mitad para atrás) que TODOS los carteles que ponían esos muchachos estaban TAPADOS por un papel afiche al revés (o sea el color pegado a la pared).

Desde el microcentro, desde Plaza de mayo a Congreso era una gran, grandisima, enoooooooooorme pegatina en blanco.

Caso 2: cuando se presentó el libro de Pablo Llonto la Noble Ernestina, un dia de semana, no me acuerdo cuando pero fue después de la marcha que mencioné antes, un dia llegando al microcentro a la mañana temprano , a eso de las 7 y media de la mañana, en el microcentro... Oooootra vez se repite la pegada de papeles afiches tapando los que anuncian la presentación del libro.

El dia de la Marcha, un muchachito muy humilde, muy buena onda, se le acerca a un amigo mío que era uno de los que pegaba los afiches y le dice "mirá flaco, no se gasten tanto porque nosotros venimos detrás de ustedes tapando todo esto, y somos muchas camionetas, mucha gente y tenemos millones de papeles, nos contrataron para que tapemos TODO lo que ustedes pongan."

O sea; el mecanismo Clarín está… Clarín no se fija en gastos y si quiere tapar un afiche levanta un tubo, manda un mensaje de texto......¡y ya está !!! ¿POR QUE NO HIZO LO MISMO ESTA VEZ???

Ustedes, ya todos, lo dijeron "no estamos de acuerdo", "no lo incitamos nosotros"... ¡ENTONCES BASTA, por favor..... BASTAAAAAAAAAAAAAA !!!!¿Que están buscando todos (ellos y ustedes) ?? que digamos "pobrecito Tenembaum ya está haciendo pucheritos frente a cámara, pobrecita Maria Laura, pobrecito Morales Solá!..."

Basta DE SENTIRSE CULPABLES o pidiendo disculpas ante el monopolio...Por lo que hacemos NOSOTROS (los oyentes/televidentes de ustedes)...Hace poco también aparecieron en el microcentro afiches donde decían que Eduardo Luis Duhalde, Hebe de Bonafini, otros funcionarios del gobierno eran TERRORISTAS...

¿Ustedes vieron a Tenembaum, Zloto, Ruiz Guiñazú, Nelson Castro, etc. decir NO estamos de acuerdo con estos afiches que encima son anónimos?

miércoles, 28 de abril de 2010

Un "pelotudo" presidente


Por Gerardo Yomal

En algún momento algunos ironizaban: “Macri-Larreta, la fórmula de la Recoleta”. Ironías aparte, el jefe de gobierno ganó en absolutamente todos los barrios de la Capital. Para muchos era una misión imposible; sin embargo la derecha se hizo de la ciudad más importante del país. La ineficiencia política y la división del “progresismo” dejaron el campo orégano para Macri. Por mucho tiempo sonó difícil que llegara pero llegó. Ahora su meta es la presidencia: también se sugiere que no le da el pinet para competir en las ligas mayores.

Por caso un Reutemann no se la banca, ya arrugó varias veces. En este terreno Kirchner es un verdadero animal político que no descansa un minuto con tal de lograr sus objetivos. Quedó claro que juega en primera, primera.

¿El jefe de gobierno está en la B o ya da para la primera? ¿"Mauricio" está hecho de una madera muy distinta a la de Reutemann que afloja por qué “vio algo” o porque lo asusta un juego extorsivo de su exmujer y bloguera?

Gabriela Cerruti, autora de "El Pibe. Negocios, intrigas y secretos de Mauricio Macri, el hombre que quiere ser presidente", le pone una ficha: “La derecha argentina, que gobernó el país a través de golpes militares, conspiraciones y alianzas con los sectores gobernantes, o formando parte activa pero encubierta dentro de los partidos populares, tiene por primera vez en la historia reciente un candidato nacido, criado y formado entre sus cuadros, sus familias y sus dirigentes…” Y especula que finalmente será el competidor de Kirchner en el 2011.

En dicho libro la palabra “pelotudo” aparece, sin exagerar, más de diez veces. Todas son dichas por Macri padre a Macri hijo. Y en alguna oportunidad también la utiliza algún socio del grupo para describirlo al actual jefe de gobierno.

También cuenta que cada vez que Carlos Grosso, el ex-intendente, terminaba sus exposiciones, Franco afirmaba: “deciles, deciles, deciles lo que te digo siempre…Como me gustaría que fueras mi hijo en lugar de este pelotudo…”

Además de “pelotudo” otra de las constantes del libro tiene que ver con la historia familiar de la que mamó mucho el líder del PRO. Mafia, cossa nostra, el jefe de la Familia, el Capo, El Padrino, entre otras reiteradas expresiones, dan cuenta del estilo para hacer negocios de la Familia. Claro que “el filio Mauricio” mira con mejores ojos el estilo norteamericano que el italiano… aunque matices mediante no tuvo pudor en declarar “yo también lo escucharía y lo haría investigar…” en relación a cuñados o yernos “raros”. Confirma totalmente que lo que puede hacer con su familia y en el ámbito de los negocios también lo hizo o dejó hacer de la mano de Chamorro, Palacios, Ciro James y otros servicios.

La cuestión es cómo seguirá la película. Nadie daba dos mangos por De Narváez y sin embargo Sacachispas le ganó a la Selección Nacional. Es verdad que manejó mucho dinero y campaña mediática pero la mayoría de las encuestas lo daban perdedor.

Por eso hay que estar atento: por más que en la biografía de Mauricio…el padre reitere hasta el cansancio lo de “pelotudo”, nuestra historia política nos tiene acostumbrados a muchas sorpresas. Que dios no lo permita.

martes, 27 de abril de 2010

Pasquini Durán: el día que le apuntó a la madre*


"La vida de cada uno suele ser, al final, una mezcla en proporciones diferentes de azar y de voluntad. En relato de la mía podría empezar una mañana tranquila, en una vieja casona de piezas alineadas por un pasillo exterior, al que daban las puertas de cada una. Estaba en Salta, pero esos inquilinatos eran más o menos iguales en todos lados. Tenía cinco años cuando crucé por primera vez la esquina donde se encuentran la violencia con la política, sin la menor idea de lo que significaba. Al despertar aquella mañana no sabía que seguiría, medio siglo después, tratando de recomponer el interminable cruce.
Hurgando en la mesa de luz del dormitorio, encontré un revolver niquelado, brilloso, irreversible; para mí era el juguete más parecido a un arma de verdad que había tenido nunca. Me decepcionó un poco descubrir que el gatillo estaba bloqueado, pero igual avancé por la galería, escoltado por mi perro. En la cocina encontré a mi madre, y mientras le apuntaba, disparé con la boca. “Pum”, grité. Con un susto enorme, la vi caer redonda al piso. Cuando se recuperó del desmayo, me dio una buena tunda, que me impresionó menos que verla caer por un disparo imaginario.
En 1945, fecha de este episodio, mi padre era dirigente sindical y candidato a diputado nacional en la primera campaña electoral del peronismo. Trabajaba en la destilería de YPF como obrero foguista, o sea, paleaba carbón para mantener vivo el fuego que calentaba las calderas. Cada tanto, amortiguaba las llamas y con la caldera todavía caliente entraba en ella para rasquetear los residuos de petróleo crudo que se adherían a las paredes internas. Eran tiempos duros para hacer campaña política porque más de una vez los mitines terminaban a los tiros; eso explicaba aquel revólver en mi casa".

*(De “Ilusiones argentinas. Un relato de ideas” de José María Pasquini Durán, editorial Planeta.)

Pino y Mariano




Grondona : “me siento menos lejos que antes de Pino…”

Por Gerardo Yomal

Me imagino a algunos militantes de Proyecto Sur cuando Mariano Grondona le dijo a Pino Solanas “yo me siento menos lejos que antes de Pino…”. Una sensación de “tragame tierra”, un abrazo del oso insoportable de digerir. Claro que esto no pasa de casualidad: la cercanía de “piel” viene de cuando Solanas lo llama “Doctor” a Grondona y la diputada Alcira Argumedo directamente le dice “Mariano”. También en una oportunidad el columnista de La Nación recomendó un libro de la flamante diputada y se refirió a ella como “una revelación”.

Pino Solanas, según muestran distintos encuestadores, tiene un caudal político muy interesante y cuando recorre distintas provincias del país es recibido por un público con mucho componente juvenil que mira con buenos ojos, entre otras, sus ideas en cuanto a la minería, el monocultivo de soja y la injusta distribución de la riqueza.

En ese sentido la militancia de este sector de centro-izquierda tiene buenas expectativas en relación al futuro político. Claro que falta mucho para las elecciones y estas cuestiones se terminan de definir en los últimos tramos de las campañas.

Se puede discutir si Pino Solanas debería ir al programa de Grondona. Debe haber media biblioteca a favor y media en contra. La cuestión es que si vas, no te tenes que dejar utilizar por quien representa a la peor derecha de la Argentina y cuyo objetivo central es limar lo más posible al gobierno.

El piropo de Grondona a Solanas le resta más votos de los que supuestamente podría llegar a cosechar prestandose a su juego.

Pino y Mariano. Presencias televisivas que desnudan ideologías y formas de construcción política. Mientras tanto, “la gente” mirá televisión y saca conclusiones.

lunes, 26 de abril de 2010

Urgente: se viene el Hezbollah bancado por D´Elía y Chávez




Por Gerardo Yomal

Basta de hojarasca.

No hay que dar por el pito más de lo que el pito vale.

Separar la paja del trigo.

Buscá el refrán que más te cuaje.

Pero la verdad es que debemos parar la pelota, respirar hondo, hacer un poco de Ommm…!

Y no dejarse llevar por las urgentes y últimas noticias de los canales de cable.

Por una cuestión de salud mental.

Por ejemplo, no pueden caer en la trampa de hacerle un escrache a Hilda Molina que finalmente termina dándole mucha publicidad.

Y lo mismo con un libro sobre el INDEC. Hay más operaciones de prensa que realidades, en imágenes que nos meten cada treinta minutos.

Después te mandan correos diciendo que el libro de Majul lo están comprando por decenas en librerías, que saquean librerías para sacar de circulación ese libro, que está censurado, que se puede leer completo por Internet…

Basta de marketing y publicidad disfrazada. Ya está. Majul sacó su libro e hizo su negocio. No se le puede negar que sabe hacer prensa.

El tema de los afiches con periodistas…Otro pretexto ideal para la oposición.

Y el gobierno que sale a despegarse tarde en una operación que tiene todo el sello del oligopolio Clarín.

Basta de crear falsos mártires…

Se acuerdan cuando nos venían con el cuento del pobre chacarero De Angeli que se levantaba temprano, iba a ordeñar las vacas a las tres de la mañana, sufría el frío y las inclemencias de trabajar de sol a sol cuando finalmente fue todo un ardid para construir un buen lobista de los intereses agrarios concentrados.

¿Les llegó a dar pena el pobre campesino como lo llamaba Morales Solá?

Ahora vive de los aportes agrarios concentrados…le bancan hoteles, aviones…Es difícil verlo subido a un tractor u ordeñando una vaca…

O se acuerdan de la piña de D´Elía… La dieron medio millón de veces.

O el tema de la pistola sobre el escritorio de Moreno. Eso lo escribió el principal columnista político de La Nación y se lo repitió dos millones de veces. Seguramente era verdad pero nada más que una anécdota. Lo que no se discute es cómo se frena a los oligopolios empresarios que cada vez tienen más fuerza y poder.

Lo que queda es la hojarasca, te repito, lo secundario. Lo importante se esconde.

Ahora vienen con el atentado a Cobos, nuestro Kennedy argentino, Barragán dixit.

Y te acordás de los de Quebracho golpeando las persianas de la UIA armándoles el mejor espectáculo para Crónica, TN y C5N.

Los de Quebracho me tienen podrido: quemando banderas norteamericanas, tirando piedras...basta muchachos…son más serviles a la derecha que a supuestas causas progresistas. Tienen un tufillo a servicios…que matan…

También tuvimos las milicias del Hezbollah en la provincia de Buenos Aires. Y ¿saben quién las bancaba supuestamente? D´Elía y Chávez. Paren muchachos…Se les está yendo la mano.

Y para poner la frutilla en el postre.

No podes, no podes…Tener que ver un supuesto debate entre Aníbal Fernández y Amalia Granata (Mediática, panelista, modelo, ¿animadora?).

Como dice nuestra presidenta con un tono cheto: “es too much...”

Por Favor, paren un poco que me quiero bajar.

¡Un médico por favor! Fanática y adicta a 678


Por qué soy adicta a 678


por Liliana Mizrahi.

¡Sí! Lo confieso, soy adicta a 678.

En tren de confesar, soy adicta también a la inteligencia, el humor, los espacios y vínculos donde me dejan pensar, y no me saturan diciéndome, sutilmente, lo que después debo repetir. Me gusta que me abran la cabeza.

Soy adicta a la buena onda. Estamos los argentinos muy necesitados de buenas ondas. Buen trato. Buenas noticias. Y, los periodistas de 6 7 8, además de ser agudamente inteligentes y críticos, se ríen, se divierten durante el programa y contagian. La pasan bien entre ellos, desdramatizan la realidad, pero no la banalizan ni la simplifican. Se ríen, son espontáneos. Y ese bienestar con su trabajo, lo transmiten y comparten con nosotros. Entonces, los que vemos 6 7 8 la pasamos bien.

Aprendemos. Pensamos. Descubrimos cosas nuevas que no sabíamos.

Me gusta la gente a la que siento verdadera. Y los periodistas de 6 7 8 son auténticos. La gente verdadera, auténtica, genera seguridad, confianza. Y si programa tras programa, me siento mejor, entiendo más, recuerdo hechos políticos que había olvidado y los archivos me lo recuerdan y me lo muestran, siento que se me juntan cosas que estaban disociadas, comprendo mejor la totalidad y legitimo a los que están del otro lado de la pantalla como excelentes interlocutores.

Confío. Y además, me permiten, la distancia que necesito para pensar. De ahí la gratitud que siento con todos ellos.

Agradezco y disfruto del buen trato que recibo como televidente. No se superponen al hablar, ninguno habla demasiado tiempo, el ritmo permite acompañar la reflexión, hay menos cortes publicitarios, eso hace a la calidad de la comunicación y la posibilidad de oírlos a todos, incluso a nosotros mismos.

Me gustan los invitados.

Mi marido y yo agendamos con minuciosidad los programas. No queremos perderlos. Son parte de nuestra cotidianeidad.

Los grabamos siempre, por las dudas. Nos reímos siempre. Nos emocionamos. Nos mejoran como personas porque aprendemos y crecemos cívicamente, en tanto, nos concientiza como ciudadanos. Ponen en evidencia la realidad concreta.

Estamos más atentos. Escuchamos mejor los que nos dicen en otros medios. Leemos mejor entrelíneas. Sabemos más. Estamos mucho más interesados en las vicisitudes políticas y sociales de Argentina, que no son pocas, pero las miramos con mucho más interés. Argentina es un país interesante.

Que 6 7 8 nos ayude a interesarnos en la realidad, es una forma de movilizarnos, politizarnos y comprender mejor esta Argentina tan compleja y paradojal.

Yo creo que 6 7 8 aporta a un cambio revolucionario.

La mentalidad de muchos argentinos está cambiando. Hay un proceso de transformación que está en marcha, en la comunicación, en la movilización social, en las obras que mejoran la vida de muchos argentinos y muchas más cosas…

Muchos argentinos estamos invirtiendo nuestra inteligencia, nuestra alegría y nuestro amor, para mejorar el país, y para el bien de todos nosotros.

Y 6 7 8, también, qué suerte. Yo lo recomiendo.


lmizrahi@pachami.com

Ahora tomo leche importada, ¿viste?

Por Franco Spinetta

Ahora resulta que los tamberos están ganando más que nunca. El precio del litro de leche tocó su techo histórico y se sitúa en U$S 31/32 centavos de dólar por litro. Se ha frenado el cierre de tambos; la tonelada de leche en polvo se recuperó un 40% en menos de un año. Ni la sequía, ni el calor, ni las lluvias pudieron frenar el repunte.

¿Y entonces? ¿En qué quedamos? ¿No íbamos a tener que importar leche y carne? Parece que los augurios apocalípticos del "campo" han quedado en meros fantasmas de sábana.

El año pasado, mientras los tamberos sufrían las consecuencias de una de las sequías más duras de la historia, el Gobierno subsidió a los más perjudicados. Si bien es cierto que aún se adeudan cuotas correspondientes a diciembre de 2009, esos subsidios sirvieron para paliar un momento complicado.

Ahora, que son todas rosas para el sector, ¿qué excusa encontrarán para entregar leche gratis en las puertas de algún supermercado? ¿Se acuerdan que querían mostrarse como los mártires de la situación? ¿No se preguntaban también qué rol juega el monocultivo de la soja en todo esto? ¿Seguirán tirando camiones repletos de leche en señal de protesta?

domingo, 25 de abril de 2010

Pedro Brieger: "¿Yo antijudío? ¿autoodio? Es ridículo."

"Soy judío por todos lados"

¿Qué es esa ridiculez del auto-odio? A ver si alguien me lo explica... Yo soy judío, me siento judío, tengo padres que vivieron el holocausto, alemanes, mi vieja conoció “La noche de los cristales rotos” el 9 de noviembre de 1938. Lo mamé desde que soy pequeño, es parte de mi identidad. La identidad judía me atraviesa permanentemente. Viví en Israel durante once años. Para mi el hebreo es como el castellano, es mi segunda lengua. Sigo pensando en hebreo muchas cosas. Escucho la radio israelí, no de masoquista sino porque me encanta. Me encanta la música israelí, más allá de cualquier posición política. Todo eso me atraviesa, es parte de mi identidad personal. Es más, soy tan judío que incluso los judíos alemanes…, porque yo vengo de una familia judía alemana, que eran muy despectivos respecto del idish y de los judíos de Europa Oriental… soy tan judío que incluso incorporé mucho del idish y de la historia de los judíos de la Europa Oriental al haber leído a muchos judíos polacos, rusos; al haber mamado lo que era la resistencia del Gheto de Varsovia, que no eran los judíos alemanes sino que eran los judíos polacos. Toda la música en idish de resistencia al nazismo la hice carne a pesar de que los judíos alemanes no querían especialmente a los judíos polacos y rusos, más bien los despreciaban. Y yo aprendí a internalizar lo que era la clase obrera judía, lo que era el Bund (movimiento político socialista), lo que eran los debates que hubo en ese mundo judío, que en mi casa judía alemana se despreciaba profundamente por ese sentido de superioridad que tenían o tienen los judíos alemanes. Estoy atravesado por todo eso. Después estuve atravesado también por los judíos sefardíes y orientales como se les llama, la música mezclada con lo árabe. O sea, soy judío por todos lados. Esa ridiculez del “antijudío” o “autoodio” es tan ridículo que no se sostiene y se dice siempre en contra de cualquiera que tiene una postura crítica. Demonizaron a Hannah Arendt , demonizan a Chomski... Es porque no se puede debatir. Y yo siempre digo que soy el mejor defensor de los judíos. Y además, la historia, tarde, me suele dar la razón a mí. A mi me echaron de un Centro de Estudios Judaicos a mediados de la década del ´80 (que ni siquiera era para estudiantes de secundario, era para gente graduada) porque yo les dije: “Ustedes quieren saber lo que piensan los palestinos, tomen, lean una entrevista a Arafat. No traten de entender qué dicen de Arafat. Tomen, lean una entrevista a Arafat…” y por eso me echaron. Y en ese momento yo decía que había que hablar con la OLP. Los únicos que representan a los palestinos son los de la OLP, por lo tanto hay que hablar con ellos. La historia me dio la razón. (Este texto es una parte del reportaje que le hizo el programa El Tren. Si queres escucharlo todo, andá a http://eltrenblog.blogspot.com/)

sábado, 24 de abril de 2010

Remeras y afiches: el gobierno se equivoca




Por Franco Spinetta

Los cánticos populares adquieren una especie de impunidad. Cuando mucha gente canta a coro alguna consigna, es posible que el contenido no sea revisado minuciosamente. Es así como, por ejemplo, en la cancha es posible escuchar cantitos xenófobos, discriminatorios y que hacen apología de la violencia, las drogas y la delincuencia. Eso no quiere decir que todos los participantes sean drogadictos o ladrones.

Algo parecido fue sucediendo en las manifestaciones populares a favor del kirchnerismo. Y vamos a hacer hincapié en el pegadizo cantito que reza: "Clarín, Magnetto, devuelvan a los nietos". Más allá de la inventiva popular incansable, y de que el apellido Magnetto rime justamente con la palabra "nieto", el canto contiene en sí algo peligroso. Te cuento que yo la canto aunque tengo dudas.

Transformada en una consigna política, la canción engloba un hecho que resulta símbolo de los delitos del poder, que siempre gozan de una impunidad mayor respecto de la población común y corriente. Pero no habría que cantarla. Se trata de un hecho triste, que más allá de la actitudes que adopten Felipe y Marcela Herrera de Noble (seguramente más presionados por el Grupo que por la opinión pública), es algo de lo cual no habría que hacerse bandera política.

Ya hemos escuchado el argumento repetido hasta el hartazgo de que a los Kirchner nunca les importaron los derechos humanos, que hicieron guita en la época de los militares a través de una resolución que la propia dictadura impulsó, que primero lamieron los pies de Clarín para luego tratar de destruirlo. Es cierto. No va a ser el argumento de este artículo.

Lo importante es que hoy se están destapando ollas que, en cualquier otro contexto, no se abrirían.

Pisar el palito con canciones tontas, políticamente inservibles, es caer en un lugar perjudicial para seguir avanzando con los Juicios por la Verdad, con la recuperación de los hijos de desaparecidos. Poner carteles escrachando a periodistas del Grupo, también es ridículo; como así también lo es que un jefe de Gabinete luzca una remera con dos muñequitos con un clarín en la cola.

No es momento de hacer eso. Por el bien y la verdad.

viernes, 23 de abril de 2010

Lozano, “amigo”, el pueblo está contigo.




Por Gerardo Yomal

Este jueves 22 de abril dialogamos durante todo el programa El Tren con el diputado Jorge Cardelli. Es de Proyecto Sur, milita en CETERA y en la CTA. Definió al gobierno kirchnerista como “una derecha moderna”, calificó a las huestes de Macri y De Narváez, etc. como la derecha “cavernícola” e interpretó como parte de una “operación de aniquilamiento” de parte del gobierno contra Proyecto Sur el reciente conflicto que tuvo Claudio Lozano, a propósito de un asesor que fue pescado in fraganti en el Ministerio de Economía.

En relación a este reportaje entre decenas de llamadas y correos el oyente Manuel Sabariz Santos nos escribía lo siguiente: La verdad es que me da vergüenza el caballero que han invitado.

Parece del bando de Cobos justificando lo injustificable.

Que explique como Pino firmó el dictamen de la Ley de Minería y, aparentemente, la votó también, total le sale bárbaro.

Estoy cambiando de emisora por descomposición estomacal.

Hasta mañana.

Parece que al señor no le gustó mucho el programa…Igualmente yo me doy por satisfecho: cuando los oyentes se emocionan, no se bajan del auto para terminar de escuchar El Tren o en este caso le genera problemas intestinales algo está pasando, algo se mueve, el oyente se molesta o se desestabiliza. Creo que en ese sentido nuestro trabajo profesional algún efecto ha tenido. No sé si será bueno o malo pero pasan cosas, de eso estoy seguro.

En relación al episodio Lozano-Boudou-Larrosa-lupa-linterna…fuentes de Proyecto Sur me aseguraron que el diputado de centro-izquierda “quedó herido” políticamente después de la trifulca por este supuesto espía en el Ministerio. Esto al margen de cómo finalmente termine el episodio.

Por otra parte al ministro de Economía le habrá salido del alma una expresión que la recordará de su paso por el Cema, Universidad liberal si las hay, cuando calificó a Lozano de “izquierdoso”.

Mientras tanto Artemio López, afirmó en Ramble Tamble: “Lozano, mi amigo, queda adentro de esta construcción (política mayoritaria), según humildemente colijo. Lamento los que berrean, es así para mí…”

Ahora sí la última: los que quieran escuchar el reportaje completo al diputado Cardelli de Proyecto Sur, la semana que viene lo podrán encontrar en www.eltrenblog.blogspot.com/. Yo les puedo asegurar en un 99% de posibilidades, que a diferencia del oyente mencionado, no les va a dar ganar de ir al baño.

jueves, 22 de abril de 2010

Estoy a favor del “escrache”




Por Pablo Chami

Majul ¿un gran escrachador?


Ayer publicamos en este blog la opinión de Hugo Presman con un subtitulo que decía “el Estado no puede consentir el escrache a periodistas”. Desde otro lugar de pensamiento publicamos la siguiente nota en el camino de enriquecer el debate.

Durante la marcha a favor de la pronta puesta en vigencia de la nueva ley de medios audiovisuales, aparecieron varios carteles que mostraban a periodistas del multimedio oligopólico Clarín, con un billete de dólar en la boca. Lo que significaban esos carteles era que esos periodistas hablaban pagados por los dueños de los multimedios. Esto provocó que se aprovecharan del hecho para proclamar la violación de su mentada “libertad de prensa”.

En ese sentido destaco en especial la columna de Luis Majul, publicada el día 22 de abril en La Nación, que se pregunta ¿quién está detrás de los escraches? Insinúa, como podemos imaginar, que es el gobierno quién está detrás de los mismos.

Justo Majul, que escribió un libro “escrache” al ex presidente Néstor Kirchner. Vemos como a un gran escrachador mediático le molesta que lo escrachen.

Los escraches también fueron criticados por otros periodistas que yo considero que no responden a las pautas de las empresas que monopolizan la información en la Argentina.

Lo digo de una: Yo estoy de acuerdo con el “escrache”. Somos muchos los que apoyamos los escraches. Es un medio de expresión legítimo de los ciudadanos de a pie, como las manifestaciones, los cortes de calle y otros medios que tenemos para expresar nuestra insatisfacción.

Somos los “sin voz”, los que no nos llaman a participar en programas de radio o de TV, aquellos que no somos dueños de medios de comunicación, que no tenemos dinero para pagar costosas solicitadas como las que aparecieron en todos los medios gráficos del país, firmadas por los hijos –posiblemente apropiados- de la dueña de Clarín.

Del “que se vayan todos” al “que se callen todos”




Por Gerardo Yomal

El chiste de Sendra que ilustra estas líneas es bien representativo de la ideología de una parte importante de la población que considera a “los políticos” y a “la política” en bloque como mala palabra.

Entonces si “los políticos” son malos, corruptos, ineficientes… ¿qué hay que hacer? Que vengan los empresarios y hombres del espectáculo que son puros, muy honestos, eficientes…La política y los políticos son sucios, de Narváez y Macri son limpios e impolutos y podrán construir gobiernos serios y para todos…

Esta idea que denigra la política tiene algunas raíces en la famosa consigna del “que se vayan todos” del año 2000/2001. Yo la cantaba en aquellos años pero inmediatamente se me prendía una lamparita y ponía el pie en el freno porque intuía que algo no cerraba del todo.

Es verdad también que nuestro sector dirigencial hizo mucho para que se lo estereotipe en su conjunto de forma negativa pero si no tenemos cuidado podemos terminar escupiendo para arriba.

El ensayista Alejandro Horowitz afirmaba que no tenemos “clase dirigente y sí clase dominante…”

Lo peor de todo que también es común e insólito que algunos ministros, funcionarios y legisladores utilicen la palabra política para calificar algo como si fuera negativo, como por ejemplo que tal o cual paro “es político”, como si hubiera algo que no fuera político.

Llevará años dar vuelta esta tortilla en el sentido común de mucha gente y de distintas clases sociales. La publicidad de la dictadura militar del 76 lo decía claríto: “yo a la facultad vengo a estudiar, no a hacer política…”

Y como si fuera poco, desde el humor aunque a mí no me hace gracia, Sendra crea una nueva categoría: “que se callen todos…”

miércoles, 21 de abril de 2010

Los Faraones están entre nosotros


Por Gerardo Yomal

En el templo no cabía un alfiler. La gente muy bien vestida acudió a la sinagoga de Bet El ubicada en una zona muy elegante de Belgrano R.

La cita era para participar del festejo de Pesaj, la pascua judía, en conmemoración de la lucha y la liberación de los judíos de los faraones egipcios.

El eje de la celebración era la libertad frente a la esclavitud.

Esa noche del viernes 26 de marzo el Rabino Daniel Goldman tomó la palabra y el auditorio quedó en total silencio para escuchar las palabras del religioso, discípulo de Marshall Meyer.

Tema central: la esclavitud. Promediando el relato contó la historia de Luis, un muchacho de origen boliviano, a quién alguien, en su pueblo natal de Bolivia le había prometido mejor vida en Buenos Aires.

La promesa era que podría trabajar en un taller de costura; le darían casa y comida para él y su familia. Y cobraría 200 dólares mensuales.

Luis lo pensó y finalmente decidió viajar con su mujer y su hijita, con la ilusión de construir un mejor porvenir, encontrar mejores condiciones de vida.

El público seguía con mucha atención el relato y no terminaba de descifrar por donde venía la mano: qué tenía que ver la historia de este boliviano con Pesaj.

Ahí el rabino apreta el acelerador. Contó que Luis no encontró exactamente lo que le prometieron.

En vez de 200 dólares, le pagaban 50. El y su familia vivían encerrados en la parte alta del taller, su hijita de dos años estaba encerrada todo el día porque no le permitían circular por el taller. Dieciséis horas de trabajo diario. Condiciones de esclavitud. Vinieron en búsqueda de un futuro mejor y prácticamente quedaron presos de una paga y un trabajo miserable.

El rabino preparaba su remate: “Luis trabajó en dos talleres de confección de ropa de marcas muy conocidas. No les digo las marcas porque es posible que alguno de ustedes, de los que hoy están presentes, sean los dueños de esos talleres…"

Silencio total en el templo…algunos se miraban, buscaban con la mirada otras caras dentro del templo. La estocada del rabino había dado resultado.

La ceremonia terminó con un gustito raro. La mayoría de las personas se fue a festejar la Pascua en familia. Algunos comieron pollo con arroz y hojaldres de queso mientras que otros se chuparon los dedos con el típico guefilte fish (pescado relleno) y jrein (aderezo de remolacha y rabanito).

Como Rosas y Stalin: los K para siempre.


Algunos opositores al kirchnerismo los calificaron
de nazis, estalinistas, rosistas y goebbelianos...

Por Franco Spinetta

"Si las elecciones fueran hoy, Kirchner va a ballotage con la única opositora real que hay en la Argentina: la inflación. La cosa está peleada. Los dos tienen un piso de 25..."

Estas declaraciones forman parte de la sección Terapia (arriba también se sufre) del suplemento dominical Enfoques del diario La Nación. El suplemento, quizá el más "progre" del diario mitrista, recrea diálogos imaginarios entre un político y un terapeuta. Esta vez, en el diván estuvo Cristina Kirchner.

Artemio López asegura que el kirchnerismo, de levantar el piso de 35% que tiene asegurado, tiene serias chances de ganar en primera vuelta... ¿será así?

La marea humana que anunció Gerardo Yomal en este mismo blog, ¿logrará levantar el piso de Kirchner?

Si La Nación reconoce que el único escollo para el Gobierno es la inflación... ¿podrá el kirchnerismo revertir esto? ¿Volverá a conquistar a una fracción de la clase media y a sectores pobres que votaron por De Narvaez?

¿Y si un periodista sufre un "accidente"?


Yabrán y el crimen de Cabezas:
¿algunos fueron más papistas que el Papa?

E l Estado no puede consentir el escrache a periodistas

Por Hugo Presman*
La discusión parlamentaria y extraparlamentaria de la ley de medios, el permanente señalamiento del gobierno sobre las actitudes de los grandes medios, el programa 6-7-8, la potencia del mensaje del periodista Víctor Hugo Morales desde una emisora hostil al proyecto como Radio Continental, la prédica de Radios como Cooperativa, Nacional y la de las Madres de Plaza de Mayo, el programa de Eduardo Aliverti, el apoyo de agrupaciones políticas, el fenómeno bloggero que permitió el avance informativo a través del desarrollo técnico de Internet, ignotos programas barriales y provinciales, fueron artífices de una lucha desigual contra los medios poderosos de notable potencia de fuego. Muchos de estos últimos, han determinado durante años, la opinión y el llamado sentido común, de inmensos sectores de la población. El descubrimiento de las manipulaciones, las omisiones, la desinformación, los zócalos televisivos que tergiversan lo que acaba de verse, la descarada defensa de intereses económicos envueltos bajo la inmaculada bandera de la libertad de prensa, el enarbolar un falso periodismo independiente y puro, empezaron a ser horadados por distintos desenmascaramientos. La permanente prédica pesimista, los pronósticos desmentidos por la realidad, los vaticinios apocalípticos, el regodeo con el fracaso, han producido un cansancio en franjas importantes de la población y la reacción correspondiente. Esto explica el fenómeno a nivel nacional de las autoconvocatorias por facebook de los seguidores de 6-7-8 y sus exteriorizaciones públicas.

CONTRADICCIONES ARGENTINAS

Hay una guerra mediática, entre el poder real y el gobierno. El autor de esta nota está claramente a favor de la ley de medios. Soy consciente que el poder real no respeta ninguna regla y es capaz de perpetrar atentados, autoatentados, y metafóricamente y tal vez no tanto “fusilar prisioneros”. Pero creo que desde el gobierno se deben respetar las reglas de juego. Que no todo vale. Que el Estado no puede degradarse. En esta batalla donde se empieza a sacar ventajas, basado en la irreprochable premisa que implica demoler posiciones hegemónicas que se amparan hoy en la protección de jueces concesivos que acogen las chicanas de los grupos concentrados. Repito: el estado no puede degradarse. No puede consentir por acción u omisión el escrache en general y de periodistas en particular trabajen o no en un medio hegemónico, a través de cobardes carteles anónimos, de incierto origen. Los únicos escraches justificables fueron los de las víctimas del terrorismo de Estado cuando se habían cerrado las posibilidades de acudir a la justicia.
No debe el principal Ministro del Gobierno, el jefe de gabinete Aníbal Fernández acudir a una reunión de bloggeros luciendo una remera con un dibujo donde una persona tiene un Clarín en el culo. El Ministro hace mucho que terminó el Secundario y si no tuvo oportunidad de hacer estas travesuras cuando tenía edad para realizarlas, concretarlas ahora, además de ridículas crea una zona peligrosa donde pueden sentirse estimulados aquellos que son más papistas que el Papa.
Cualquier “accidente” que pudiera llegar a sufrir un periodista, en este contexto no delimitado, profundización de lo sucedido con la periodista Adela Gómez en Santa Cruz, será un terremoto más potente que el que llevó al ex presidente Duhalde a adelantar las elecciones después de los asesinatos de Maximiliano Kostecki y Darío Santillán. Y poco importará que el gobierno no tenga nada que ver. Estará en la misma situación en que se vio encerrado Alfredo Yabrán después del asesinato de Cabezas, en donde todos los caminos conducían a su culpabilidad, más allá de que lo fuera o no.
Ahí está el peronismo disidente que va por todo, con el apoyo del establishment, la Iglesia, el rabino Bergman, las coberturas mediáticas, todos en mayor o menor grado afectados por el gobierno.
(La nota completa la podés leer en http://www.presmanhugo.blogspot.com/)

martes, 20 de abril de 2010

Bergoglio nos congela la identidad


Si el Cardenal Primado no se moderniza los duerme a todos. (Foto de TELAM).

Por Pablo Chami


Debate: La nación no cayó del cielo


Las recientes declaraciones del arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio me llevan a reflexionar acerca de las distintas ideas acerca de nuestra identidad. El Cardenal dijo en su homilía de 15 de abril:

"Le pido al Señor que ante esas internas mezquinas de miedo y desorientación nos sopapee con la luz de la grandeza. La grandeza de una Patria que hemos recibido hecha con trabajo, lucha, sangre, equivocaciones. ¡Pero la recibimos y no tenemos derecho a cambiarle la identidad y la orientación!".

Destaco la frase: “no tenemos derecho a cambiarle la identidad y la orientación”. Me preguntó: ¿por qué no tenemos derecho a cambiar, modificar o mejorar nuestra identidad?

Para responder a esta pregunta podemos recurrir a la Historia. En las últimas décadas del siglo XX se produjo un largo debate acerca de la formación de las naciones modernas. Este debate responde a las siguientes preguntas: ¿La Nación es un alma que preexiste o una construcción histórica? Y además: ¿las naciones modernas surgieron durante la ilustración y la Revolución Francesa o existían desde antes?

Hay dos teorías acerca de la creación de las naciones: Los primordialistas y los modernistas. Los primordialistas creen que la nación existía desde tiempos remotos como etnia o nación para luego conformar el estado-nación. Los modernistas entienden que la nación es una construcción histórica contingente.

En general, los historiadores actuales consideran que las naciones y las identidades nacionales corresponden a una construcción histórica determinada por la acción de los pueblos y por circunstancias externas contingentes que los condicionan.

Si aceptamos esta última posición, entonces la Nación Argentina y también nuestra identidad son producto de la acción histórica, que tiene como base la acción de los hombres de la Revolución de Mayo: Belgrano, Moreno, Castelli, Monteagudo, los congresales de Tucumán en 1816. Los creadores de los símbolos patrios, la bandera de Belgrano y el Himno Nacional de Vicente López y Planes. Y luego, las distintas generaciones que conformaron nuestra nacionalidad.

La Nación tiene como base estos orígenes, pero como toda creación humana, es perfectible y las nuevas generaciones tenemos el derecho y creo que también la obligación de modificar los significados de nuestra nacionalidad de acuerdo a los tiempos. Le respondo a Bergoglio: la Nación no es un regalo del Cielo. Es una construcción humana hecha con aciertos y errores. Por eso tenemos todo el derecho a modificar y mejorar nuestra identidad incorporando nuevos factores que el paso del tiempo nos hace presentes. Me refiero a las minorías postergadas, los pueblos originarios, los inmigrantes europeos de la primera inmigración, los nuevos inmigrantes de las repúblicas hermanas y las minorías sociales: discapacitados, homosexuales, raciales, entre otros. Debemos recordar el pasado para no repetir trágicos errores, pero aferrarnos a él, impide el desarrollo de nuestro ser nacional.

Grupo A: Yo crispo, tu crispas, él crispa…


Ilustración de "El viejo vizcacha"

Por Franco Spinetta

Elogio a la crispación

El denominado grupo A, radicales, peronistas disidentes, lilitos, socialistas y ¿pinistas?, Los “Opositores”, han desnudado su estrategia: empujar al Gobierno al campo de la confrontación y la pelea cuerpo a cuerpo.

Esto quedó evidenciado la semana pasada, en la polémica votación por el Impuesto al Cheque. Los “Opositores”, que se rasgaban las vestiduras por su supuesta constitucionalidad, gambetearon la ley y llevaron la discusión a un plano donde es necesario hilar muy fino: ¿quién puede explicar concretamente, sin caer en tecnicismos, la diferencia entre derogar y modificar?

Pero el motivo de esta nota, no es comentar la votación del Senado, sino rever la intencionalidad política del arco opositor.

La auténtica contradicción de esta democracia es que la oposición, en tanto tal, se opone, socava y horada el poder de turno para convertirse en Gobierno. Eso, tratándose de una oposición irresponsable, por supuesto.

Esta oposición no propone, no se convierte en alternativa. Es sólo anti K, con lo cual cabe la pregunta de quién aplica la lógica amigo-enemigo. ¿Hay algo menos identitario que ser anti? El anti es un conglomerado de falsas posturas. Federico Pinedo, diputado Pro, reconoció que Kirchner hizo algo bueno: los unió a todos en su contra. ¿Es seria esta mirada de la realidad?

Hoy, Los Opositores, quieren empujar al Gobierno a tomar decisiones que no caerían bien en la opinión pública. Que no dan quórum, que no quieren tratar las leyes, que atacan a Julio Cobos, que la Presidente va a vetar las leyes que no le gustan por pura maldad, que no escuchan, que no debaten. Esta es su única estrategia, desprestigiar y anular la discusión.

Pino: ¿un “Carrió de izquierda”?




Por Gerardo Yomal


En diálogo con Clara Mariño, quien fuera la productora histórica de Bernardo Neustadt, Pino Solanas, afirmó que “El Ministro delincuente, el Ministro delincuente...., el de los grandes bigotes, el inventor de criminales que incendiaban vagones. Este señor, impulsa una banda de jóvenes blogueros destinados a inventar y calumniar a los dirigentes de la oposición”. Se refería obviamente, sin nombrarlo, al jefe de gabinete, Anibal Fernandez.
Justamente junto a un grupo de periodistas muy jóvenes empezamos a hacer el blog Puedecolaborar. Y en ese contexto acudí a una reunión convocada por blogueros “nacionales y populares” en la zona de Parque Patricios donde concurrió el ministro.
Yo ya había estado en otro momento como periodista de la revista Zoom en otro encuentro bloguero.
El motivo de estas líneas tiene que ver con que no pertenezco a ninguna banda, no me impulsa el gobierno ni me dedico a calumniar a dirigentes de la oposición.
Parece que Pino Solanas está exagerando la nota. En una entrevista que le hicimos en “El tren” citaba datos agregando ceros, utiliza en reiteradas oportunidades la palabra “escandalo”, dijo que “el gobierno es de recontraderecha” y buscó promover un juicio político a la presidenta.
Ahora denuncia a una “banda de jóvenes blogueros”.
¿Solanas no se estará convirtiendo en un “Carrió de izquierda”?
Al margen de las diferencias con este dirigente político, sí tengo claro que si se produjera un hipotético ballotage en el 2011 entra Macri y Solanas, yo votaría por el lider de Proyecto Sur. Te lo digo por las dudas…

lunes, 19 de abril de 2010

Marea humana se moviliza. ¿Qué está pasando?


24 de marzo, ley de medios: un sector de gente se moviliza (foto de Manuel Yomal)

Por Gerardo Yomal

Me pidieron de radio Cooperativa que coconduzca con Pablo Caruso un programa especial a propósito de la marcha desde el Congreso hasta Tribunales para pedir que se destrabe el bloqueo judicial a la ley de medios.

Estábamos ubicados en Plaza de Lavalle detrás del palco junto a Radio Nacional y la Radio de las Madres. No veíamos a los que se movilizaban pero sentíamos los bombos sobre nuestros oídos.

Transmitimos desde las 16 hasta las 19 horas, hicimos comentarios, reporteamos a políticos, sindicalistas, especialistas en comunicación, colegas, etc. pero no teníamos en forma personal el contacto con la gente que se movilizaba. Nuestros cronistas y movileros sí nos daban el clima: todos coincidían en que había mucha gente.

Una vez que terminó la transmisión fui al estudio de la radio porque a las 20 comenzaba “El Tren”.

La cuestión es que nunca pude palpar por mí mismo cómo había sido la movilización.

Para eso en vez de recurrir a los diarios opté por periodistas y blogueros a los que les doy credibilidad.

En el Blog del ingeniero el colega Teodoro Boot afirmaba que “… fueron decenas de miles, hasta la centena capaz, aunque eso nunca se sabe ni sabrá porque resulta imposible estimar sensatamente el número de una multitud que se niega a estarse quieta, ni siquiera durante tres horas veinte, que es lo que los organismos oficiales especializados demorarían en contarlos con exactitud, insistiendo en cambio en caminar, gritar, cantar, bufar, pedorrearse y todas las cosas desagradables que suelen hacer las multitudes…”

En el mismo sentido el periodista Rubén Levenberg escribía que “…la primera sorpresa fue la masividad. Desde adelante hacia atrás era más fácil percibir la magnitud de la marcha. Cuando la cabecera cruzaba Corrientes por Callao, comencé a caminar hacia el Congreso. Pasé Sarmiento, Perón, Mitre y llegué a la esquina del viejo Molino. Ahí la marcha se abría unos 150 metros por Rivadavia, pero el grueso seguía por Entre Ríos unos 200 metros. Y la gente no paraba de llegar.

La marea caminaba hacia Tribunales, cada uno estaba en lo suyo y todos en lo mismo.

Si me remito a los viejos tiempos en los que tenía que cubrir marchas estudiantiles, creo que con 50.000 me quedo corto, muy corto…”

Entonces mis fuentes confiables me confirmaban que había sido una marcha masiva.

Yo justamente escribía en este blog una nota titulada La vida por Cris y la fugazetta diciendo que "algo raro estaba pasando" en relación a otra movilización convocada entre otros por el Facebook de 678. (http://puedecolaborar.blogspot.com/2010/04/la-vida-por-cris-y-la-fugazzeta.html). Hace seis meses atrás no era común ver gente que se movilice apoyando algún aspecto de la política gubernamental y que además lo muestre, lo exprese.

El sociólogo Artemio López explicaba este mecanismo utilizando la categoría de “la espiral del silencio”. Evidentemente algo se ha quebrado de esa espiral. Y hay un sector de la población que meses atrás estaba retraída. Hoy no tiene vergüenza ni se siente tan en soledad y puede salir a la calle para defender la ley de medios y otras medidas positivas impulsadas por el gobierno. No significa en algunos casos que se pongan la camiseta kirchnerista. Sí que está dispuesta a poner el cuerpo y la palabra para defender lo que le parece justo. Más de 50 mil personas en la calle están indicando algo. Hay que tomar nota. No es moco de pavo.

Iglesia cómplice que ampara delincuentes asotanados


Grassi según la revista Barcelona
Por Liliana Mizrahi

Los curas pedófilos y la crucifixión de los chicos.

La iglesia católica, a través de sus sacerdotes, comete crímenes contra los niños y niñas, que confían en ellos.

La iglesia católica crucifica niños ¿cómo?, primero abusa sexualmente, y después los pone en la oscuridad. No los socorre. No los ayuda. No los repara, ni los sana. Omite al abusador y a los abusados. Miente. Esconde. Disocia. Niega, tapa hechos aberrantes, de los cuales los niños inocentes son víctimas, y la Iglesia en vez de aclarar, oscurece y esconde. Manda silenciar. Reprime.

No sanciona realmente a sus sacerdotes pedófilos. No los condena. No los juzga. No publica el delito, ni lo atiende. No se ocupa de los niños, ¿qué hace la iglesia?

No se espanta ante la capacidad de sus sacerdotes de abusar sexualmente de los niños y niñas. No los excomulga. No los echa.

La pedofilia es una de las formas del infanticidio. Abusarlos, manosearlos, convertirlos en objetos juguetes sexuales, es una forma de crucificarlos. Marca a los niños para siempre. Este abuso, condena a los niños de muchas maneras: socialmente, en su sexualidad, emocionalmente, intelectualmente. En su identidad.

El pedófilo tiene conductas que son propias del filicidio, en aquellos que dicen defender la vida del nonato. Son conductas filicidas, las realice un cura, el padre, un vecino o el padrastro. Cualquiera.

La Iglesia tiene un pacto de silencio ante estos delitos. Silencia estos hechos delictivos, los silencia tanto que “no existen”. Desaparecen (para ellos).

Como terapeuta, atendí a dos niñas adolescentes abusadas y violadas, por el cura de la familia, en un barrio muy humilde de Moreno, Las Catonas.

Fueron derivadas, por un sacerdote tercermundista de la opción por los pobres. En esos sacerdotes sí, habita el espíritu de Jesús.

Ante la aberración de un abuso sexual, la Iglesia no cambia, cambia el lugar geográfico del pedófilo, la parroquia, el obispado, de estos sacerdotes, lo cambian de lugar, desaparecen un tiempo, lo mandan a Paraguay, en el caso que me tocó atender… y nada más. En síntesis, los protege. Es cómplice y ampara a delincuentes ensotanados. Es su cómplice, a través de un pacto de silencio, que consideran “sagrado”.

Lo sagrado es la verdad, la justicia. No el silencio.

Lo sagrado son los niños, no lo curas, ni la imagen de la Iglesia.

Lo sagrado tiene que ser la verdad, porque la verdad libera y es sanadora.

¿Cómo vamos a creer que Jesús está ahí?

Si bien Jesús dijo,- Dejad que los niños vengan a mí-, fue porque encontraba en esos seres el milagro de la inocencia. Inocencia de la cual él mismo se alimentaba.

Él sabía que la verdad, la pureza habitaba en esos seres chiquitos.

Nada más lejos del espíritu de Jesús, que los pedófilos de la iglesia.

Sin embargo, ellos, los pedófilos de la Iglesia, ajenos a sus verdaderas responsabilidades, se atribuyen ser los mensajeros, los intermediarios, los representantes de Jesús en la tierra. Mentira.

Mientras tanto, sin aceptarlo, destruyen la fe y la confianza.

Quizás, hay que retirar con libertad, la confianza en una Iglesia que encubre crímenes contra los niños y niñas, no se juega por ellos, no los repara, no los sana, no los saca a la luz, no los libera. Cuando fue el mismo Jesús el que dijo: “La verdad nos hará libres.”

Algo muy importante está sucediendo en la iglesia católica, entre los mismos curas, en el Papa. Y también en los feligreses.

¿Cómo siguen creyendo, los que creen?, ¿cómo siguen confiando los que confían?, los que van a misa, los que se confiesan, los que reciben la comunión.

Esta iglesia que dice practicar la abstinencia en el celibato, miente.

Esta es la Iglesia que niega la educación sexual de los niños y adolescentes, el uso del profiláctico, o el uso de los anticonceptivos, la pastilla del día después, que serían verdaderas conductas de cuidado hacia niños y jóvenes. La iglesia se niega. ¿Por qué?

También le niega a las mujeres, la decisión de sus maternidades, a las jóvenes la libertad de decisión sobre el propio cuerpo, la interrupción voluntaria del embarazo. Es la iglesia que se opone al matrimonio gay y a tantas otras cosas.

Y levantan sus voces “espantadas” y levantan sus dedos moralinos, ante el crimen del nonato. ¿Son ignorantes del mal, y del daño que causan?

No les importa, en la realidad, la vida, el crecimiento saludable de los niños no les importa.

Ellos, los sacerdotes, banalizan el crimen del niño al que convierten en víctima de sus abusos y violaciones. Cuando manosean impúdicamente un cuerpo infantil, destrozan además, la ingenuidad y la inocencia. Lastiman una vida y la profanan. Destrozan la capacidad de confiar. Y además, los niños quedan sometidos a la represión que significa “silenciar”.

Son niños, a los que no se teme. Son niños, sobre los que se tiene superioridad física, más fuerza, y además tienen la mística con que rodean el abuso.

Los niños son “seres disponibles”, no tienen autonomía, son vulnerables, y están indefensos de toda indefensión.

Los niños son seres necesitados, dependientes, por eso pueden ser sometidos con facilidad, porque no tienen la defensa de algún adulto, par del abusador. Son abusados, profanados fácilmente. Y además reprimidos o descalificados en su expresión.

Los pedófilos son verdaderos abortos humanos. Incluso por su cualidad camaleonesca. Seres de una gran perversidad, que en definitiva gozan con el mal, y por eso lo hacen. Pero niegan el mal, el daño que cometen a otros, como si no lo hicieran. Lo banalizan.

Y de algún modo, en el caso de los sacerdotes, están legitimados por el entorno religioso. No pierden nada, ningún beneficio. Cambian de lugar por un tiempo y vuelven. Y siguen en lo mismo.

¿Qué hacen con sus conciencias? ¿Cómo soportan ser, y vivir con ellos mismos?

¿Y los abusados cómo están? ¿Dónde están? Necesitamos saber de ellos.

Seres de gran enfermedad los ensotanados.

Seres que generan gran enfermedad los ensotanados.

La Iglesia, el Papa, y el resto de los ensotanados sacerdotes se deben a sí mismos una seria penitencia y alguna justicia para los niños abusados.

Es mi deseo profundo, que la iglesia católica argentina sea separada del Estado argentino y no intervenga, hasta poner orden y dignidad en su interior.


lmizrahi@pachami.com

domingo, 18 de abril de 2010

Debates: El progresismo seguidista del gobierno


Gesto político de Kirchner: sus primeras palabras
después de la derrota electoral fueron dirigidas a Carta Abierta

Por Jaime Farji

¿Kirchner tiene convicción antimonopólica?

Hoy el periódico Crítica de la Argentina publica una nota de opinión de Alberto Fernández, quien fuera Jefe de Gabinete de Ministros de Néstor Kirchner, que se refiere a ese tema, a propósito del debate instalado por el gobierno, sobre el comportamiento de los grupos monopólicos propietarios de medios de difusión.

Es una opinión interesante y, sobre todo, valiente, en un momento en el cual el "progresismo" se inclina por apoyar y hacer seguidismo de las iniciativas del gobierno en esta materia, las cuales, dicho sea de paso, tienen una raíz objetiva que parte de la nefasta influencia de los monopolios en cualquier esfera de la producción, pero sobre todo en la producción de información y de opinión.

Desde luego que aquellos que apoyan al gobierno interpretarán que la opinión de Alberto Fernández, a diferencia de lo que se acaba de afirmar, nada tiene que ver con la valentía, sino con sus propios intereses y con las inconfesables alianzas que este personaje hasta ayer oficialista, estará tejiendo con los dueños de esos monopolios.

Lo más probable en la Argentina de hoy es suponer que cualquier opinión está motivada por intereses, y no por convicciones. Quien así sospeche en la mayoría de los casos no se equivocará. Pero si esto es válido para Alberto Fernández, ¿porqué no lo sería para Néstor Kirchner?

¿Son las convicciones antimonopólicas del gobierno una "marca de identidad" desde el principio de su gestión? ¿Lucharon por imponer legislaciones antimonopólicas en la provincia de Santa Cruz? ¿Lo hicieron cuando la gobernaron? ¿Lo hacen hoy en relación con todos los mercados monopólicos u oligopólicos que existen en el país que gobiernan desde hace tanto tiempo? ¿Porqué facilitaron y consintieron la prórroga de contratos de explotación petrolera, en su provincia y en las provincias gobernadas por gobernadores amigos, antes de su vencimiento, lo que no parece una política antimonopólica? Y podríamos seguir cuestionando la "sinceridad" de las opiniones antimonopólicas de los Kirchner.

En cualquier caso, el gobierno con mucha inteligencia continúa teniendo la iniciativa política, no se deja acorralar ni siquiera cuando pierde elecciones y pierde el control parlamentario de una o de las dos cámaras.

Más allá de las verdaderas intenciones del gobierno, es saludable la movilización social en pos de la democratización de los medios de comunicación. Pero también hay que decir que esa movilización, en la cual se monta el gobierno, es muy anterior a él, y continuará aún después de él.

Como los derechos humanos. No le pertenecen a ningún gobierno. Le pertenecen al pueblo argentino en su conjunto.

Pero volviendo al tema, lo más cómodo, entonces, es hablar mal de los monopolios de los medios de comunicación. Y hace muy mal el falso progresismo argentino en "dejar pasar" las injusticias que, en pos de un objetivo "políticamente correcto", comete una conducción política que nunca dio pasos reales para ampliar las esferas de libertad y de decisión de la gente. Como por ejemplo acusar de "colaboradores" de los dueños de las empresas a quienes trabajan en ellas y no suscriben el discurso oficialista.

Y dicho esto, se aclara, por si hiciera falta, que estas líneas no pretenden defender a ninguno de los periodistas cuestionados. Ellos son gente grande y se sabrá defender sola, o responder frente a su propia conciencia y a la de sus compañeros de trabajo, si realmente no defienden su independencia de criterio.

Mucho menos se pretende apoyar a Alberto Fernández, cuya trayectoria política es bastante lamentable.

Pero eso no le quita razón a cada una de las palabras de su nota de opinión de hoy, y más allá de todo lo demás, se recomienda su lectura haciendo "click" en el título de esta entrada o en el siguiente link:

http://www.criticadigital.com/index.php?secc=nota&nid=40824

sábado, 17 de abril de 2010

Ir de putas




Por Juan Carlos Volnovich

Los clientes de la prostitución*

Los clientes, esos seres anónimos, comunes, invisibles. Si algo tienen en común los varones homo o heterosexuales que consumen prostitución es justamente eso: son invisibles. Casi todos los trabajos de divulgación o académicos que se encargan del tema coinciden en ocultar y silenciar el lugar de los clientes. Casi todas las investigaciones acerca de la prostitución eluden detenerse en aquellos que la consumen. Son escritos que, al tiempo que conducen hacia la digna intención de estudiar el fenómeno y denunciarlo, protegen con un manto de inocencia a los usuarios. Así, casi siempre hablar de prostitución es hablar de las prostitutas (putas, gays, taxi boys, travestis), de los rufianes y de los burdeles, de las mafias y de los proxenetas, pero no de los clientes. La prostitución ocupa mucho lugar en los medios de comunicación de masas, en trabajos sociológicos y es un dolor de cabeza para los organismos internacionales que tienen que elegir entre aceptarla como un trabajo legal o condenarla, pero de los clientes, nada se dice. Nada se sabe.

Silvia Chejter en el “Informe Nacional de UNICEF sobre la explotación sexual de niñas, niños y adolescentes en la República Argentina” (Septiembre 1999) refiere que de un total de trescientas noticias periodísticas sobre este tema sólo dos aludían a los clientes y en esas dos, aparecían apenas tangencialmente.

El cliente, el más guardado y protegido, el más invisibilzado de esta historia, es el protagonista principal y el mayor prostituyente. La explotación de mujeres, de niños y niñas se hace solo posible gracias al cliente aunque su participación en este asunto aparezca como secundaria, como secuela de un flagelo, como subproducto de una oferta.

Los trabajos que se dedican al tema los ignoran y a los clientes mismos les cuesta aceptar su condición. Representarse como tales. No se reconocen así.

El cliente es un tipo como cualquier otro: abogado, policía, arquitecto, psicoanalista, gente de trabajo, políticos y desocupados. Señores de cuatro por cuatro y muchachos de bicicleta. Son púberes de más de trece años, adolescentes, jóvenes, viejos y ancianos. Casados y solteros. Son diputados y electricistas; rabinos, curas y sindicalistas. Son capacitados y discapacitados. Son tipos sanos y enfermos. Una señora que conozco, la mamá de un varón con síndrome de Down, contrató a una prostituta para que, una vez por semana, visite a su hijo y, de paso, formó una asociación con otras madres de mogólicos que comparten la misma prostituta.

En definitiva, todo varón homo o heterosexual es un potencial cliente una vez que ha dejado de ser niño. Así, no sería demasiado exagerado afirmar que la sola condición de varón ya nos instala dentro de una población con grandes posibilidades de convertirnos en consumidores.

*Del libro Ir de Putas, Editorial Topía.

viernes, 16 de abril de 2010

El General Presidente




por Marcos Doño

Hace cinco minutos que el general se cepilla los dientes.

Su boca rabiosa de espuma se disuelve en un buche y escupe.

El general abre sus fauces hasta el colmo de sus mandíbulas.

Pasa revista. ¡Limpios! ¡Ni una caries!

Sobre el mármol del lavatorio el reloj del general marca las cinco y treinta de la mañana.

Bate la brocha y hace espuma hasta que su rostro general muda a un incomprensible Papá Noel.

Entonces toma la navaja y extiende su brazo.

No le tiembla la mano.
La desenvaina. Asienta a contracuero la hoja y la estudia a contraluz y va y viene el filo una vez y otra vez por su cuello, hasta el límite del mentón, de patilla a mandíbula, de mandíbula a barbilla.

La hoja sesga. Con precisa delicadeza. Oblicua hasta el borde de su labio inferior.

A esta altura, se diría que la cara ya está lisa como el mármol.

Así le gusta al general su cara: lisa como piedra pulida.

Seis menos cuarto de la mañana.
El general está en pelotas.

Huesuda la mano abre la ducha. Inmóvil bajo el chorro caliente, pies juntillas, empapa su cuerpo absoluto.

Frota obsesivamente. Él sabe hacer mucha espuma contra el pubis y asciende hasta su pecho y se detiene en su pelo negro.

Lacio.

Corto.
El agua corre bautismal para perderse en remolinos en las cloacas nacionales.

Limpito, el general ya está sentado a la mesa.

Grácil, su esposa lo huele. ¡Qué bien huele mi general! “Qué calentito está el mate argentino. Como en un brindis, le agradece a Dios por esta vida y tritura la tostada en su boca, haciéndola crepitar al ritmo casi armónico del tic tac un reloj alemán de 1939.

Seis y cuarto. Hora de ir a trabajar.

El uniforme nuevo le calza bien.

Con cepillo tierno, su amada recorre las solapas y la espalda de su venerado amado.

Y su venerado, tieso frente al espejo de cuerpo entero, bien cuadrado, busca ese otro espejo negro de sus zapatos lustrosos.

Allí, abajo, busca sus soles de general.

Centra su gorra. Centra su corbata. Centra el beso de su señora esposa, en un correcto acto de amor.

Buenos días, mi general, saluda cagado en las patas el portero que se cuadra con su escobillón.

El general deja su hogar.

Ya están en camino, él y su certeza.

Inspirado en Césares, sus ojos negros pequeños, como oriundos de algún terrible fenómeno astronómico, van devorando el paisaje.

¡La historia es la historia de los ejércitos!, se catequiza el general.

Inocentes de todo, los materiales de las calles ofrendan lo suyo en suaves reflejos pasteles ámbar, ocres, verdes, del naciente otoño.

Un Monumento de los Españoles se va haciendo amarillo oro de sol, y se confunde con los soles fantasmales de sus jinetas
que flotan en el reflejo de la ventana.

No hay dudas, el general se siente perfectamente bien.

Con pudorosa delicadeza, y porque no quiere quitar los ojos del mundo que está conquistando, sus manos rozan el portafolio.

Lo abre.

Los dedos como de ciego hurgan un libro. Y leen el relieve: Evangelios.

Lo aprieta fuerte y repite ¡no me temblará la mano, carajo!

Como una aparición, la Casa Rosada ya está ante sus ojos.

El general desciende.

Granaderos y taco y espadas y reojos. Y él que se aleja a paso rápido hacia el vientre palaciego.

Retumba todo en el Palacio.
Retumba la historia.

Retumban los ecos de las voces de su cortejo saludador mientras ya se imagina mármol.

Así, tal cual, es como lo había soñado alguna vez.

Definitivamente en su sillón, el general está solo.

Enciende un cigarrillo y lo pita profundo hasta sumergirse en el recuerdo joven de subteniente recién egresado.

Lo pita otra vez y ofrenda el humo a un cielorraso que fragua su presente en una neblina azulada.

Detrás de ella, flotan ocultos los caireles de la majestuosa lámpara que pende sobre su convencida cabeza.

Sólo un gran espejo es el testigo de que hoy se ha recortado el bigote mejor que nunca.

Se mira.

Esta es la primera vez que lo dirá, y ya se ha acostumbrado:

¡Soy el presidente de los argentinos!

Un barroco reloj francés sobre el hogar de mármol y granito negro da la primera de siete campanadas.

El general apaga el cigarrillo.

Se arrodilla frente al Cristo de bronce que pende como un fantasma detrás del sillón y la neblina.

Se persigna.

Amén.

Siete y quince de la mañana.

Sumergidos en el silencio infinito que precede el futuro, el gabinete ya orbita la elegante mesa oval.

Habrá tiempo para un último sorbo de cafecito caliente.

Ahora sí, el general ya está listo para dar su primera orden.

Va a comenzar un genocidio.

¿La Holanda de América?



Pepe Mujica en bicicleta*

En esta vida, no se trata sólo de producir: también hay que disfrutar.
Ustedes saben mejor que nadie que en el conocimiento y la cultura no sólo hay esfuerzo sino también placer.
Dicen que la gente que trota por la rambla, llega un punto en el que entra
en una especie de éxtasis donde ya no existe el cansancio y sólo queda el placer.
Creo que con el conocimiento y la cultura pasa lo mismo. Llega un punto donde estudiar, o investigar, o aprender, ya no es un esfuerzo y es puro disfrute.
¡Qué bueno sería que estos manjares estuvieran a disposición de mucha gente!
Qué bueno sería, si en la canasta de la calidad de la vida que el Uruguay puede ofrecer a su gente, hubiera una buena cantidad de consumos intelectuales.
No porque sea elegante sino porque es placentero.
Porque se disfruta, con la misma intensidad con la que se puede disfrutar
un plato de tallarines.
¡No hay una lista obligatoria de las cosas que nos hacen felices!
Algunos pueden pensar que el mundo ideal es un lugar repleto de shopping centers.
En ese mundo la gente es feliz porque todos pueden salir llenos de bolsas
de ropa nueva y de cajas de electrodomésticos…
No tengo nada contra esa visión, sólo digo que no es la única posible.
Digo que también podemos pensar en un país donde la gente elige arreglar
las cosas en lugar de tirarlas, elige un auto chico en lugar de un auto grande, elige abrigarse en lugar de subir la calefacción.
Despilfarrar no es lo que hacen las sociedades más maduras. Vayan a Holanda y vean las ciudades repletas de bicicletas. Allí se van a dar cuenta de que el consumismo no es la elección de la verdadera aristocracia de la humanidad. Es la elección de los noveleros y los frívolos.
Los holandeses andan en bicicleta, las usan para ir a trabajar pero también para ir a los conciertos o a los parques.
Porque han llegado a un nivel en el que su felicidad cotidiana se alimenta tanto de consumos materiales como intelectuales.
Así que amigos, vayan y contagien el placer por el conocimiento.
En paralelo, mi modesta contribución va a ser tratar de que los uruguayos anden de bicicleteada en bicicleteada…

*Palabras del presidente del Uruguay dirigidas a estudiantes universitarios.

El PTS TAMBIÉN TIENE SU 678

Aporte de Damián Hoffman, productor de "El tren"

jueves, 15 de abril de 2010

De Narváez: “Clarín busca erigirse en monopolio exclusivo”


El empresario-diputado, querido por todos los niños.

(Por G.Y) Francisco De Narváez puso el grito en el cielo cuando advirtió que el Grupo Clarín le estaba arruinando el negocio inmobiliario que desde hace años viene proyectando en La Rural de Palermo. Desde Canal 13, TN, Clarín y Mitre se despachaban con todo contra un emprendimiento que suponía según alika-alikate “la inversión de unos 40 millones de dólares en la construcción del único Centro Internacional de Convenciones que tendrá Buenos Aires, una obra de 11.000 metros cuadrados con capacidad para 8.000 personas y cocheras para unos 1.000 vehículos”. La cuestión es que al verse afectado en sus intereses De Narváez, otro empresario oligopolico de los medios, descerrajó unas cuantas verdades sobre el mayor holding de comunicación. Reproducimos a continuación la nota escrita por De Narváez el 28 de febrero de 2008 en el diario de su propiedad,"El Cronista". En un contexto donde la ley de medios está trabada por intereses muy poderosos viene bien recordar este texto:

“Cabe sospechar que en verdad lo que le molesta a Clarín es que haya otros empresarios u otros grupos económicos que también se interesen por los medios de comunicación, una conducta que se sabe no es novedad en la obsesión de ese holding por ahogar a la competencia y buscar erigirse como el monopolio exclusivo de la opinión y el dominio de los medios en la Argentina. No le basta a Clarín con presionar al Gobierno para lograr que le apruebe el control casi absoluto del mercado de la TV por cable en el país (ningún Estado civilizado aprobaría lo que Clarín practicó de facto como la fusión ilegal de Multicanal y Cablevisión), tampoco presionar para impedir que se le permita a las telefónicas competir en servicios de TV que asegurarían a los argentinos una mayor y mejor oferta diversificada de medios, dominar la comercialización del fútbol por TV para también quedarse con todos los canales que intentan sanamente competir con ellos en el interior, y últimamente lanzarse a la virtual destrucción de los diarios locales en las provincias con la edición y distribución directa de Clarín vía satélite en las provincias. Por no hablar de la grosera competencia desleal a la que se somete a todos los medios gráficos que no pactan con Clarín, por el dominio absoluto que ejerce ese grupo económico con el monopolio de la producción de papel para diarios a través del control de Papel Prensa. O la vocación por comprarse la mayor cantidad de frecuencias de radio en el interior aun sin utilizarlas, ponerlas a nombre de otras compañías para burlar las leyes que impiden a una misma empresa adueñarse de radios y cables en todo el país, y evitar así que surjan otras expresiones que no estén alineadas con los intereses de Clarín”.

miércoles, 14 de abril de 2010

“Periodismo independiente” en terapia intensiva.


Juan Miceli con su ex compañera María Laura Santillan

Por Gerardo Yomal

Miceli, de Canal 13 a Canal 7

El kirchnerismo tiene sus cosas malas y buenas. Y en ese sentido me identifico con las posturas, en general, de Martín Sabatella en cómo pararse frente al gobierno y a la denominada “oposición” o “rejunte”, como vos prefieras. Entre las virtudes del gobierno está el de generar acontecimientos que obligan a pensar temas que antes estaban guardados o fuera de la agenda nacional. Uno de ellos y que es central, tiene que ver con todo el debate y la movida que se dio y se seguirá dando a propósito de la ley de medios.

En este sentido fijense por ejemplo las declaraciones de hoy del periodista Juan Miceli (http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/8-17596-2010-04-14.html)

Un ícono de Canal 13 y de TN que se desvincula del grupo después de 18 años de trabajo ininterrumpido. Son periodistas que por antigüedad, trayectoria, por aparecer tanto en la pantalla terminan confundiéndose con la misma empresa. Es como si fuera un logo de dicho grupo. De verlo tanto, el imaginario del televidente lo incorpora dentro del inventario del canal. Pero ¿qué dijo Miceli? “…Estamos viviendo, a partir de este debate mediático-político, una crisis de los medios y los periodistas. Creo que más que medios independientes, lo que hay que buscar son periodistas honestos. Lo bueno de esta lucha es que de no ser por este enfrentamiento habría cosas del Gobierno que nunca se hubieran sabido, de la misma manera que intereses económicos de las empresas periodísticas tampoco hubieran salido a la luz. El Gobierno dice cosas de las empresas que antes no hubiera dicho y las empresas dicen cosas del Gobierno que antes no decían. Se quebró esa convivencia. Creo más en periodistas honestos que en el periodismo independiente como abstracción…”

Con sus palabras tira por la borda la principal consigna del mayor conglomerado mediático del país.

De un día para el otro, un periodista con credibilidad, de perfil bajo, alejado de los escándalos, pone en duda el caballito principal del grupo que es el “periodismo independiente”.

Es como si mañana el histórico dibujante Hermenegildo Sabat se va de Clarín a dibujar a Página 12 y dice que no cree en “el periodismo independiente”.

El kirchnerismo convivió, flirteó, benefició a diferentes grupos mediáticos durante buena parte de su mandato. Por diferentes motivos, -no es el momento de explicarlo en esta nota- ahora se distancia. Lo que despertó con su decisión se está volviendo muy interesante. Lo que dice Juan Miceli es una muestra. Se están corriendo algunos velos. Ojalá los sepamos correr del todo.

1821-2009: Nos mean y dicen que llueve






Pifies de nuestra prensa gráfica

La Gaceta de Buenos Aires, medio oficial, anunció la muerte del general Belgrano en 1821, recién un año después de que ocurriera. Cuando se llevaron preso a Perón en octubre de 1945, el diario de Botana tituló: “Perón ya no constituye un peligro para el país”.

Durante la dictadura de 1976-83, los represores de la ESMA usaban a revistas de la Editorial de la familia Vigil para filtrar notas con “pescado podrido” (noticias falsas) o desinformar. Cuando en 2002 una patrulla de la policía comandada por Alfredo Franchioti (luego condenado por asesinato) mató a los piqueteros Maximiliano Kosteky y Darío Santillán, para el diario de mayor tiraje fue “la crisis” la que “se cobró otras dos víctimas”. En 2009 murió la directora del diario Nueva Provincia, siempre coherente en su recalcitrante rol promilitar, Diana Julio de Massot, y el diario mitrista escribió en su necrológica titulada “Defensora infatigable de la prensa libre” que su diario colega de Bahía Blanca había sido de lectura insoslayable “durante los años de fuerte influencia militar en las decisiones políticas argentinas" (¡sic!).

Las empresas periodísticas, ¿tendrán algo que ver con nuestras tragedias?

(Del libro "El Otro Bicentenario, 200 hechos que no hicieron patria" de Gustavo NG, Néstor Restivo y Camilo Sanchez, que acaba de publicar la editorial Aguilar con motivo del Bicentenario )

Amado… ¡No podés negar la escalada de precios!



Pasto a “las fieras”

Por Franco Spinetta

Dentro del equipo de Puede Colaborar hace rato que venimos discutiendo sobre la inflación. Se habla mucho, se dice poco. ¿Qué es la inflación? ¿Por qué hay inflación? ¿Es el gobierno responsable? ¿Es buena? ¿Es mala? ¿Cómo se soluciona? ¿Tiene solución?


Muchas preguntas y pocas respuestas. Economistas del llamado establishment vociferan sobre las bondades de la década del 90, cuando pudo estabilizarse el proceso inflacionario. La pregunta, es decir, la repregunta que olvidan algunos periodistas sería ¿a costa de qué? También olvidan que lo ocurrido al final del mandato de Alfonsín fue algo completamente diferente al proceso actual. Ni las causas eran las mismas, ni el nivel de inflación es el mismo: aquello fue hiperinflación.

De acuerdo con la mirada liberal, la inflación es un proceso netamente monetarista: cuando crece el circulante de dinero, crecen los precios. Pero estos economistas, suman hoy algunas otras causas vinculadas a una mirada negativa del gobierno: el excesivo gasto público, el desbalance fiscal (más gastos que ingresos), las paritarias y los aumentos de salarios. Es decir, "problemas" cuya receta, según la ortodoxia que aplican, es el irremediable ajuste.

Aún así, el gobierno comete el error de no debatir sobre el tema, negando de cuajo la escalada de precios que carcome, sobre todo, el nivel adquisitivo de las clases bajas. Incluso, una excelente medida como la Asignación Universal por Hijo, deja de tener o mejor dicho disminuye el efecto paliativo buscado. Este silencio, lo único que logra es dejar el campo abierto para aquellos que brindan explicaciones teórico-simplistas y que logran la simpatía de quien escucha, sobre todo, al no encontrar desde el oficialismo una respuesta eficaz a lo que se ve en el supermercado.

Si en el pasado, la respuesta fue siempre llevar el ajuste al campo económico-social con resultados nefastos, hoy estaríamos en condiciones de buscar otra salida, antes de que el problema se acentúe. Hay que empezar a balancear la discusión, darle espacio a aquellos economistas que brindan una explicación distinta sobre este fenómeno. En este sentido recomendamos este artículo del docente de la UBA Pablo Mira en el siguiente link: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/cash/17-4257-2010-04-13.html